Europa

Reapertura de Disneyland París cerrado desde finales de octubre

23/06/2021

Escrito por:

Reapertura de Disneyland París cerrado desde finales de octubre

Mickey y Minnie fueron los primeros en aparecer, bailando y batiendo los puños al ritmo de la música que sacudía la calma matinal en el cuidado “centro de la ciudad” de Disneyland París. Los equipos de noticias franceses estaban reunidos, con las cámaras apuntando a las puertas principales del parque, esperando capturar la llegada de los primeros invitados. Poco después de las 8:30 horas, una docena de niños asociados a un grupo benéfico francés entraron en el parque mientras un equipo de vídeo corría junto a ellos y cientos de “miembros del reparto” del complejo cantaban y ululaban. Momentos más tarde, una multitud de asistentes al parque se agolpó.

Disneyland París, que ha estado cerrado desde finales de octubre, vuelve a estar abierto al público. La reapertura oficial de la semana pasada se produce mientras Francia, el país más visitado del mundo antes de la pandemia, descarta muchas de las restricciones que le quedaban de Covid-19 e intenta reactivar su sector turístico, que representó el 7,4% del producto interior bruto del país en 2018. Disneyland París -que atrajo a más de 9,7 millones de visitantes en 2019, más que el Louvre, la Torre Eiffel o el Palacio de Versalles- podría ser una pieza clave de esa recuperación.

“El parque es una potencia económica”, dijo el ministro de Turismo francés, Jean-Baptiste Lemoyne, señalando que ha generado 70.000 millones de euros, unos 83.000 millones de dólares, de valor añadido para la economía francesa desde su apertura en 1992. “Realmente hay todo un dinamismo en la parte oriental de la región de París que ha llegado gracias a Disney”, dijo. “Atrae a un enorme número de visitantes extranjeros”.

Aunque es más pequeño que su homólogo de Orlando, Disneyland París es un complejo turístico enorme, que comprende dos parques -el Parque Disneyland de 124 acres y el Parque Walt Disney Studios, más pequeño-, así como siete hoteles, dos centros de convenciones, un campo de golf y un importante centro ferroviario. Pero el impacto de Disney se extiende mucho más allá de las fronteras del complejo. Desde que la empresa llegó a la zona, situada a unos 30 kilómetros al este del centro de París, los campos de remolacha y patatas de la región se han transformado en la región de Val d’Europe, de rápido crecimiento, que alberga un importante centro comercial, un parque empresarial internacional y una población de más de 35.000 habitantes.

Muchos de esos residentes son empleados de Disney. Antes de la pandemia, Disneyland París contaba con unos 17.000 “miembros del reparto”, lo que le convertía en el mayor empleador de Francia. Y a pesar de los casi 12 meses de cierre del complejo desde el comienzo de la pandemia -reabrió desde mediados de julio hasta octubre de 2020, cuando la segunda ola de infecciones de Covid en Francia volvió a obligar a cerrar- la mayoría de esos empleados siguen en sus puestos de trabajo.

“Negociamos con la empresa y no hubo ningún despido”, dijo Djamila Ouaz, el jefe de CFDT Disney, el mayor sindicato de los trabajadores de Disneyland París. Añadió que unos mil trabajadores habían optado por paquetes de compra, pero dijo que todos se habían acogido voluntariamente. Muchos de los empleados restantes recibieron prestaciones de desempleo, dijo, y sus salarios fueron sufragados por el gobierno francés.

Desde que se produjo la pandemia, Francia ha gastado 30.000 millones de euros en apuntalar su sector turístico, dijo el Sr. Lemoyne, Ministro de Turismo. El país tiene un gran interés en el éxito del complejo Disneyland París, que indirectamente mantiene decenas de miles de puestos de trabajo más allá de las fronteras de los parques y genera más del seis por ciento de los ingresos totales de Francia procedentes del turismo. Cuando el complejo celebró su 25º aniversario en 2017, François Hollande, el presidente francés en ese momento, se presentó para dar el discurso de apertura.

Este escenario habría sido difícil de imaginar en vísperas de la inauguración del complejo, en abril de 1992, cuando la idea de que Mickey Mouse llegara a las afueras de París suscitó las burlas de muchas élites francesas. La directora de teatro Ariane Mnouchkine describió el complejo como “un Chernóbil cultural”, mientras que el escritor Jean Cau, escribiendo en Le Figaro, lo calificó de “crecimiento canceroso” que “irradiará a millones de niños (por no hablar de sus padres)”.

Es posible que la empresa fuera sensible a estas críticas, ya que Disney pidió grandes préstamos y destinó grandes cantidades de dinero a la construcción del parque.

“Tenían la idea de que los franceses necesitaban algo más que los parques de fibra de vidrio que habían construido en Estados Unidos y Japón, así que construyeron un fastuoso complejo que les obligó a endeudarse mucho desde el principio”, dijo Mark Havel, autor de “La historia de Disneyland París”. “Pagar esa deuda siempre iba a ser difícil”.

Difícil, en efecto. La inauguración oficial, en abril de 1992, se vio empañada por una huelga de ferrocarriles, un clima frío, un número de visitantes decepcionante y el bombardeo de una torre eléctrica cercana que cortó brevemente el suministro eléctrico a los hoteles del complejo (“un aparente acto de sabotaje”, según The Orlando Sentinel). El entonces presidente francés, François Mitterrand, no acudió a la inauguración y dijo en la televisión francesa que el complejo “no era exactamente [his] taza de té”. Los huéspedes se quejaron de la falta de vino y cerveza en los restaurantes. Y dos meses después de la inauguración, agricultores franceses con sus tractores bloquearon la entrada del aparcamiento principal del complejo para protestar por las políticas estadounidenses sobre el comercio agrícola. (La policía local no hizo nada para detenerlos, informó Los Angeles Times).

Toda la mala prensa se sumó, y el número de visitantes siguió siendo inferior al esperado. Tanto es así que, menos de dos años después de la apertura del complejo -que entonces se conocía como Euro Disney-, Michael Eisner, entonces presidente y director ejecutivo de la empresa matriz Walt Disney Company, declaró a una revista de noticias francesa: “Hoy en día todo es posible, incluido el cierre”.

Pero el complejo se mantuvo. En 1994, el nombre Euro Disney fue eliminado por el más romántico Disneyland París. El propietario francés del complejo, Euro Disney S.C.A., que estaba muy endeudado, también reestructuró su acuerdo con la empresa matriz, Walt Disney Company, permitiendo que la empresa más pequeña se quedara con una mayor parte de los beneficios del complejo. En 1995, Disneyland París presentó su versión claramente europea de la atracción Space Mountain, con detalles inspirados en las novelas de ciencia ficción del escritor francés Julio Verne. Unos meses más tarde, Euro Disney S.C.A. obtuvo su primer beneficio anual.

Pero aun así, el número de visitantes no crecía tan rápido como se esperaba, y la deuda inicial del complejo seguía pesando. Tanto es así que, en 2014, Walt Disney Company anunció un rescate de mil millones de euros para Disneyland París. Tres años más tarde, la matriz estadounidense compró más del 97% de las acciones de Euro Disney S.C.A., haciéndose así con la empresa.

Mientras tanto, Mickey y Minnie seguían entreteniendo y ganando adeptos en Europa. Antes de la pandemia, el 44% de los visitantes del parque eran franceses, y la mayoría del resto procedía de Gran Bretaña, España, Bélgica, Países Bajos y otros lugares del continente. En 2019, el parque principal de Disneylandia atrajo a más de 9,7 millones de visitantes, mientras que el parque adyacente de Walt Disney Studios -inaugurado en 2002- atrajo a más de 5,2 millones. Las cifras son mucho menores que las de los complejos turísticos de Disney en Florida y California, y la cifra de 2019 para el parque principal de Disneyland París descendió aproximadamente un 13% respecto a 2012, cuando lo visitaron 11,2 millones de personas. Pero las cifras siguen siendo lo suficientemente altas como para que Disneyland París sea, con diferencia, el parque temático más popular de Europa.

Con la flexibilización de las restricciones a la llegada de turistas de muchas de las fuentes más importantes de visitantes del complejo, Disneyland París podría tener un verano muy concurrido. Pero como el complejo está restringiendo la asistencia para permitir un mayor espaciamiento entre los huéspedes, puede pasar un tiempo antes de que vuelva a las cifras de visitantes prepandémicas.

La capacidad limitada no es el único cambio. Ahora los visitantes deben reservar sus entradas por adelantado en Internet. (En la fecha de reapertura, había mucha disponibilidad, con una entrada de un día con fecha en junio a partir de 45 euros para un adulto o un niño mayor de 3 años; la misma entrada en julio o agosto cuesta 69 euros. Los niños menores de 3 años no pagan). Se han instalado barreras de plexiglás en las zonas de espera y en las atracciones. Los miembros del reparto se pasean con carteles de “un metro” para recordar a la gente que mantenga la distancia, y se han instalado unos 2.000 puestos de desinfección de manos. Se han instalado puntos de selfie con distancia social, que permiten a los visitantes hacerse fotos con los personajes de Disney sin acercarse demasiado. Y, a pesar de que Francia ha eliminado recientemente la obligación de llevar mascarilla en la mayoría de los espacios exteriores, en Disneyland París todos los mayores de 6 años siguen estando obligados a llevarla. Los protocolos de salud del complejo se han desarrollado con el gobierno, dijeron los funcionarios de Disney, y se ajustarán a medida que evolucione la situación de la salud pública.

Ahora que Francia está abierta a los turistas de Estados Unidos, es posible que muchos estadounidenses estén entre los que vuelvan al complejo este verano. Cualquiera que esté familiarizado con los parques Disney de Florida y California puede esperar encontrar muchas de las mismas atracciones en Disneyland París, pero con un toque europeo, dijo Kat Mokrynski, una estadounidense que tenía un pase anual para Disneyland París mientras estudiaba en la universidad francesa Sciences Po.

“Aunque sea más pequeño que los otros parques, sus detalles son los mejores con diferencia. Es simplemente impresionante”, dijo.

Dentro de unos años, habrá aún más juegos y atracciones. El complejo está llevando a cabo su primera gran expansión en casi dos décadas, gracias a una inversión de dos mil millones de euros de Walt Disney Company. Se espera que la ampliación incluya un nuevo “Campus de los Vengadores” en el Parque de los Estudios Walt Disney, así como nuevos “terrenos” dedicados a “Frozen” y “Star Wars”. Mientras tanto, el imponente castillo rosa que se encuentra en el corazón del parque principal está siendo renovado; los trabajos de detalle están a cargo de Le Bras Frères, la misma empresa que ha sido contratada para restaurar la aguja de la Catedral de Notre Dame.

Este tipo de decisiones, culturalmente sensibles, han contribuido en gran medida a disipar cualquier inquietud que pudiera quedar en los franceses sobre el complejo, según Ben Rossignol, que gestiona el Twitter de DLP Report, una fuente de fotos y actualizaciones sobre Disneyland París dirigida por fans. Pero también acaban de acostumbrarse.

“Los franceses tienen una relación de amor-odio con la cultura estadounidense”, dijo el Sr. Rossignol, un francés que vivió varios años en Estados Unidos y que ahora trabaja en Londres. “Pero creo que, una vez que la gente conoció el parque, esos primeros disgustos se calmaron porque la gente se dio cuenta de que esto es divertido y hermoso y de que se está trabajando mucho en él”, dijo, y añadió que la primera generación de aficionados al complejo está volviendo ahora con sus propios hijos.

Sara Gassen, de 36 años, es una de las personas para las que el amor por Disney ha durado ya décadas. La Sra. Gassen visitó el parque por primera vez en 1992, y desde entonces ha vuelto “cientos de veces”. Ella y su hermana, Petra, de 48 años, viajaron desde su casa cerca de Colonia, Alemania, para la reapertura, a la que asistieron con trajes coordinados inspirados en Minnie Mouse.

“La sensación es la misma”, dijo la Sra. Gassen el día después de la reapertura, de pie cerca del arco de imitación marroquí que marca la entrada a Adventureland. “Es como volver a casa con la familia”.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.