Latinoamérica

Presidente electo Bolsonaro promete “democracia y libertad”

31/10/2018

Escrito por:

Presidente electo Bolsonaro promete “democracia y libertad”

El candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro fue elegido Presidente de Brasil con el 55% de los votos contra el 44% que fueron para Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda). El Presidente electo Bolsonaro se alejó de la oposición con un margen de diez millones de votos, que señalan la gran división en la sociedad brasileña que se ha diseñado en los últimos años y que se ha convertido en arma electoral.

La gran interrogación es si el Presidente electo Bolsonaro podrá cerrar esta brecha. El discurso de victoria apunta a ese camino:

“Este es un país de todos nosotros, un Brasil de diversas opiniones, colores y orientaciones”, dijo, sin mencionar el nombre del adversario.

Fernando Haddad hizo lo mismo, en una demostración de que la unión del país será una tarea ardua.

Tras el anuncio de los resultados hubo algunos enfrentamientos entre partidarios de los dos candidatos en Sao Paulo y Río de Janeiro. La izquierda comenzó también a movilizarse para manifestaciones que tendrán lugar en los próximos días de “defensa de la democracia”.

El discurso de victoria de Jair Bolsonaro fue muy particular. Antes de hacerlo, rezó, junto al pastor evangélico Magno Malta, uno de sus colaboradores más cercanos. Habiendo referencias a la Biblia y a Dios, “Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos”, previas al discurso de la victoria en que el Presidente electo Bolsonaro aseguró que su “Gobierno será defensor de la Constitución, de la democracia y de la libertad”. Promesa que repitió varias veces, después de dos campañas, la de la primera y la de la segunda vuelta, repleta de insinuaciones a amenazar al Estado de derecho.

Brasil completa el giro a la derecha más firme desde la redemocratización

En el descrédito generalizado del Partido de los Trabajadores (PT), desgastado por más de una década de gobierno y por la participación de varios dirigentes en escándalos de corrupción, el capitán reformado juntó respuestas fáciles a los problemas que más preocupan a los brasileños: seguridad y economía. Pero al mismo tiempo arroja el mayor país de América Latina a un período de incertidumbre que promete probar al límite sus instituciones democráticas.

Al igual que en la primera vuelta, el 7 de octubre, el PT volvió a quedar reducido a los bastiones en el Nordeste, donde también eligió a cuatro gobernadores, mientras que Bolsonaro consolidó su liderazgo en los estados más ricos del Sur y Sudeste. En los tres estados que tradicionalmente definen los destinos políticos de Brasil (São Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro) Jair Bolsonaro arrasó a su adversario y se quedó cerca del 70%.

La victoria del Presidente electo Bolsonaro, siguió a una campaña altamente polarizada y pródiga en episodios dramáticos. El ataque que sufrió en los primeros días, durante una caída en Minas Gerais, marcó las semanas siguientes y pautó el tono de lo que se iba a seguir. La violencia con motivaciones políticas subió tras la primera vuelta, y la hostilidad entre los campos rivales se agudizó. Bolsonaro pasó a ser el centro del debate, con las calles divididas entre manifestaciones de apoyo, como el último fin de semana, y acciones de repudio a su figura, cristalizadas en el movimiento “Él No”.

A la salida para la campaña para la segunda vuelta, se esperaba que Jair Bolsonaro se expusiera más, participando en debates y presentando una imagen más presidencial. Nada de eso sucedió. Se mantuvo en su casa en Río de Janeiro, que pasó a servir de cuartel general de la candidatura. Rechazó participar en cualquiera de los debates televisivos previstos, primero alegando la fragilidad de su condición clínica y, en la fase final, con la justificación de que podría ser objeto de un “atentado terrorista”.

Para el discurso de victoria, el Presidente electo Bolsonaro, mantuvo la misma actitud, se quedó en casa, hablando a los partidarios y a Brasil a través de Internet.

“Nuestro gobierno estará formado por personas que tengan el mismo propósito de cada uno que me oye, de transformar a Brasil en una libre y próspera nación. La libertad es un principio fundamental. Libertad de ir y venir, de andar en las calles, libertad de emprender, libertad política y religiosa, de hacer elecciones y ser respetadas”, dijo.

Fernando Haddad en la oposición

Fernando Haddad sabía de la tarea colosal que tenía por delante, que fue aún más complicada cuando quedó patente que la amplia coalición de fuerzas de izquierda que deseaba no se iba a concretar. El ex gobernador de Ceará, Ciro Gomes, que quedó tercero en la primera vuelta, pasó las últimas dos semanas en Francia y, cuando regresó, grabó un vídeo sin manifestar apoyo a ninguno de los candidatos.

Al igual que el Presidente electo Bolsonaro, Haddad tampoco saludó al adversario. El diputado Paulo Teixeira, del PT, reveló que el candidato derrotado del PT no llamó ni saludó a Jair Bolsonaro porque “el adversario no es civilizado”, cita el Estado de São Paulo.

Haddad declara que quiere continuar en la política, ahora en el liderazgo de la oposición:

“Tenemos la responsabilidad de hacer oposición, poniendo el interés de todo el pueblo brasileño por encima de todo. Una parte del pueblo brasileño, ha votado por nosotros, y necesita ser respetada”. “Tenemos una tarea enorme en el país que es, en nombre de la democracia, defender el pensamiento y las libertades de esos 45 millones de brasileños que nos acompañaron hasta aquí”, afirmó. “Seguimos con la cabeza erguida, con determinación y coraje para llevar nuestro mensaje a todos los rincones del país”. “Son los derechos civiles, políticos, laborales, sociales, todo está en juego en este momento”, dice Haddad.

Rocío García (Algeciras, Cádiz, 27 de septiembre de 1979). Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, residió en Caracas, Venezuela, durante 3 años como periodista freelance.