África

Nigeria prohíbe Twitter tras el borrado de un tuit del presidente

22/06/2021

Escrito por:

Nigeria prohíbe Twitter tras el borrado de un tuit del presidente

Nigeria ha bloqueado Twitter después de que la red social borrara un tuit del presidente Muhammadu Buhari en el que amenazaba a los grupos secesionistas del sureste del país, responsables de los ataques a las oficinas gubernamentales.

El gobierno suspendió Twitter, utilizado por millones de nigerianos, el viernes por la noche, después de que un funcionario del gobierno calificara de «muy, muy sospechosa» la presencia de la plataforma de microblogging en Nigeria.

El Ministerio de Información ha publicado el anuncio de la suspensión de Twitter – en Twitter.

Los usuarios de Twitter en Nigeria expresaron su indignación por el bloqueo de uno de los principales medios que tienen para criticar a su gobierno e intentar exigirle responsabilidades. Muchos eludieron la suspensión utilizando redes privadas virtuales para acceder al servicio, lo que hace dudar de la eficacia de la prohibición.

Twitter dijo el sábado que estaba «profundamente preocupada» por la acción de Nigeria y que trabajaría para restablecer el acceso «para todos aquellos en Nigeria que dependen de Twitter para comunicarse y conectarse con el mundo.»

Aparentemente indignado por el desafío a la prohibición, el fiscal general de Nigeria, Abubakar Malami, ordenó que se persiguiera sin demora a todo aquel que la incumpliera. Un portavoz del Sr. Malami, Umar Jibrilu Gwandu, dijo el sábado en un comunicado recogido por los medios de comunicación nigerianos que se había ordenado a los fiscales «entrar en acción» y «garantizar el rápido enjuiciamiento de los infractores sin más demora».

El comunicado no especificaba cómo se identificaría a los usuarios de Twitter para su enjuiciamiento. Tampoco especificaba el castigo.

En el tuit eliminado por Twitter el miércoles, Buhari estableció una conexión entre la guerra civil de Nigeria de hace décadas y los ataques a las oficinas de la comisión electoral nacional por parte de pirómanos y pistoleros.

La mayoría de los ataques se han producido en el sureste del país, que se autoproclamó República de Biafra en la década de 1960 y libró una devastadora guerra de secesión. El Sr. Buhari, que tiene 4,1 millones de seguidores en Twitter, fue comandante del bando del gobierno nigeriano durante la guerra.

«Muchos de los que se comportan mal hoy son demasiado jóvenes para ser conscientes de la destrucción y la pérdida de vidas que se produjo durante la Guerra Civil de Nigeria», escribió en el post ahora borrado. Los que «pasaron por la guerra, los tratarán en el idioma que entienden».

Algunos vieron sus palabras como una amenaza de genocidio contra la etnia igbo, mayoritaria en el sureste de Nigeria. Twitter dijo que el tuit violaba su política de «comportamiento abusivo».

El Sr. Buhari llegó al cargo en 2015 en la primera transición pacífica de poder del país entre dos partidos, pero su anterior paso por el gobierno de Nigeria fue como joven general en la década de 1980, tras tomar el poder en un golpe de Estado. Desde la independencia en 1960, Nigeria ha sufrido muchas décadas de gobierno militar represivo.

Los usuarios nigerianos de Twitter han desempeñado un papel destacado a la hora de exigir responsabilidades a su gobierno. La plataforma fue una de las principales formas de comunicación y publicidad para los manifestantes de EndSARS, un movimiento impulsado por los jóvenes que comenzó con peticiones de abolición de una unidad policial abusiva y que derivó en demandas mucho más amplias de una mejor gobernanza en la mayor democracia de África Occidental.

En una conferencia de prensa tras la eliminación del tuit de Buhari, el ministro de Información, Lai Mohammed, comparó las acciones de Twitter en Nigeria con las que la compañía tomó tras los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos en enero, incluyendo la prohibición de la cuenta del ex presidente Donald J. Trump.

«Cuando la gente quemaba comisarías y mataba policías en Nigeria durante el EndSARS, para Twitter se trataba del derecho a protestar», dijo. «Pero cuando ocurrió algo similar en el Capitolio, se convirtió en insurrección».

La razón para bloquear Twitter, dijo el Sr. Mohammed más tarde, fue «el uso persistente de la plataforma para actividades que son capaces de socavar la existencia corporativa de Nigeria.»

En abril, Twitter dijo que abría su primera oficina en África en Ghana, porque el país era «partidario de la libertad de expresión, la libertad en línea» y una Internet abierta. Algunos analistas consideraron la medida un desaire para Nigeria, que alberga una próspera industria tecnológica.

Los gobiernos de todo el mundo recurren cada vez más al cierre de Internet o de las redes sociales, sobre todo en períodos electorales. Entre los países que han censurado Twitter se encuentran China e Irán.

El sábado, Twitter funcionó en algunos operadores de telefonía móvil y en otros no, según las pruebas realizadas por Reuters en Lagos y Abuja.

Facebook y WhatsApp son las redes sociales utilizadas por la mayoría de los nigerianos, pero los intelectuales, activistas y periodistas del país tienden a gravitar hacia Twitter, y muchos pudieron seguir tuiteando tras la prohibición.

«Gracias a Dios por VPN» fue tendencia en Twitter en Nigeria el sábado, y muchos nigerianos acudieron a la plataforma para comentar que la mayor democracia de África estaba mostrando preocupantes signos de dictadura al suprimir el derecho a la libertad de expresión.

«Suspender Twitter en Nigeria es sólo una forma más de afirmar que los derechos de las personas no importan», dijo en un tuit Osai Ojigho, director de Amnistía Internacional en Nigeria. «Es un precedente peligroso».

«Debemos resistir todo intento de dictadura». escribió Editi Effiong, un cineasta que cubrió EndSARS.

«El último movimiento de un Gobierno que fracasa es siempre intentar silenciar a todos los que señalan que están fracasando». posted Mark Essien, empresario nigeriano y desarrollador de software.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.