Oriente Medio

Israel y Hamás reducen el conflicto para evitar otra guerra

22/06/2021

Escrito por:

Israel y Hamás reducen el conflicto para evitar otra guerra

Esta semana se preparó el escenario para una nueva oleada de violencia entre Hamás e Israel. Los israelíes de extrema derecha planearon una marcha provocadora a través de las zonas palestinas de Jerusalén, al igual que antes de la guerra de 11 días del mes pasado. Y Hamás amenazó con responder con violencia si la marcha se llevaba a cabo, como lo hizo en mayo.

Pero en la noche del miércoles, la probabilidad de otra guerra aérea en toda regla había disminuido, al menos por ahora.

La marcha siguió adelante, con docenas de personas que cantaban «Muerte a los árabes», pero se redujo y se desvió para evitar algunas de las zonas más volátiles de la ciudad. Hamás respondió, no con cohetes esta vez, sino con globos incendiarios, provocando decenas de incendios en el campo del sur de Israel. Cuando Israel devolvió el fuego, alcanzó varios objetivos de pequeño calibre.

No se registraron víctimas en ninguno de los dos bandos.

«Moderación coordinada», resumió Nimrod Novik, analista del Foro de Política de Israel, un grupo de investigación con sede en Nueva York.

«Ambas partes no pueden evitar hacer algo», dijo el Sr. Novik. Pero ambos «deben haber calculado que quizá no merezca la pena, así que hagamos lo mínimo necesario», añadió. «Luego todos volvemos a casa».

El limitado intercambio convenía a ambas partes, permitiéndoles salvar la cara y proyectar fuerza, al tiempo que se evitaba una escalada que no beneficiaría ni al nuevo gobierno israelí, que lleva menos de una semana de mandato, ni a Hamás, que apenas ha comenzado un esfuerzo de reconstrucción de mil millones de dólares en Gaza.

Disparando globos incendiarios, Hamás podría seguir proyectándose como defensor de Jerusalén, sin provocar un gran ataque militar de Israel. Un portavoz de Hamás dijo que obligar a Israel a desviar la marcha constituía un «éxito en la imposición de nuevas reglas de enfrentamiento con el enemigo».

Y devolviendo el fuego, aunque de forma limitada, el nuevo gobierno israelí podía seguir presentándose como un baluarte más fuerte contra Hamás que el que había sustituido. El anterior primer ministro, Benjamin Netanyahu, tendía a ignorar los globos incendiarios, mientras que el nuevo gobierno, dirigido por Naftali Bennett, respondió rápidamente con ataques aéreos.

«Estamos recuperando la disuasión». tuiteó Nir Orbach, legislador del gobierno. «No nos rendimos ante el terror».

Hamás también intentó proyectar fuerza el miércoles. Moussa Abu Marzouk, un alto miembro del ala política de Hamás con sede en Qatar, dijo por teléfono que la dirección militar del grupo aún podría optar por una mayor escalada.

«La cuestión de responder a los bombardeos está sobre la mesa, pero esta decisión corresponde a la resistencia», dijo Abu Marzouk, refiriéndose al brazo armado del grupo.

Pero entre bastidores, diplomáticos y analistas informaron de una dinámica diferente. Los mediadores internacionales habían recibido indicaciones tanto de Israel como de Hamás de que ninguno de los dos buscaba una mayor escalada del conflicto, dijo el miércoles un diplomático que participa en las conversaciones.

La bravuconería de ambas partes era, por ahora, en gran medida un espectáculo, dijo Ghaith al-Omari, un ex funcionario palestino que ahora es analista en el Instituto de Washington para la Política de Oriente Próximo, un grupo de investigación.

«El nuevo gobierno israelí no tiene interés en comenzar su mandato con una guerra, y Hamás ya ha sido suficientemente dañado», dijo. «Y saben que la popularidad que ganaron con la primera guerra probablemente se erosionará si hay otra ronda tan rápidamente después de ella».

Sin embargo, una tregua más profunda sigue siendo más difícil de alcanzar, ya que Israel, Hamás, los dirigentes palestinos de la Cisjordania ocupada y los donantes internacionales aún no han acordado un mecanismo para entregar ayuda, dinero y materiales de reconstrucción para reconstruir Gaza, que resultó muy dañada en el reciente conflicto.

«Se trata de un trabajo en curso en el que queda mucho por hacer», dijo Tor Wennesland, coordinador especial de las Naciones Unidas para el proceso de paz en Oriente Medio.

El conflicto de mayo, que comenzó cuando Hamás disparó cohetes contra Jerusalén, causó la muerte de más de 250 palestinos y 13 residentes israelíes, según las Naciones Unidas.

En Israel, los cohetes palestinos destrozaron varios apartamentos, coches y autobuses, dañaron un gasoducto y cerraron brevemente dos importantes aeropuertos. En Gaza, los ataques israelíes dañaron miles de hogares y docenas de clínicas, hospitales y escuelas, así como líneas eléctricas, obras de alcantarillado y tres importantes plantas de desalinización, según las Naciones Unidas.

Sin embargo, aunque los diplomáticos afirman que algunos materiales de reconstrucción han comenzado a entrar en Gaza a través de Egipto, Israel ha limitado las importaciones a través de sus pasos fronterizos a productos humanitarios como medicamentos, combustible y alimentos, a la espera de un acuerdo a más largo plazo. También ha bloqueado la ayuda financiera de Qatar; antes de la guerra, el país del Golfo enviaba unos 30 millones de dólares al mes para ayudar a estabilizar la economía de Gaza.

Las exportaciones de Gaza también se han interrumpido desde el comienzo de la guerra, lo que ha paralizado a las empresas que dependen de los mercados israelíes para mantenerse a flote. Hassan Shehada, propietario de una fábrica de ropa en la ciudad de Gaza, estimó que había perdido varios cientos de miles de dólares en ventas después de que Israel bloqueara la exportación de aproximadamente 30.000 artículos a los mayoristas israelíes.

«Habría sido mejor que la fábrica hubiera sido alcanzada por los ataques aéreos, así habríamos obtenido una compensación», dijo en una entrevista.

Hasta 8.500 residentes de Gaza siguen sin hogar, según las Naciones Unidas. Ochenta de ellos se refugiaban el miércoles en una escuela gestionada por la ONU en la ciudad de Gaza, durmiendo en las aulas y restregándose con paños húmedos debido a la falta de duchas.

«Para nosotros la guerra continúa», dijo Harb Sukkar, un ex guardia de seguridad de 30 años que ahora vive con su esposa y sus cuatro hijos en el aula número 2 de la escuela primaria de Shati.

«No sentimos que haya una tregua», dijo Aisha Sukkar, su esposa. «Nuestra casa está destruida y seguimos sin hogar».

Aproximadamente uno de cada cinco de los que se refugiaron en la escuela sufría trastorno de estrés postraumático, dijo la dirección de la escuela. Decenas eran descendientes de familias que habían perdido sus hogares durante la guerra árabe-israelí de 1948, lo que, según dijeron, agravaba su sensación de pérdida.

«Parece que la historia se repite», dijo Muhammad Gharbain, un recolector de chatarra de 36 años que ahora vive con su familia en el aula número 7. Pero él y otros culpan no sólo a Israel de su situación, sino también a los dirigentes palestinos.

«Hamás, Fatah, los israelíes… los culpo a todos», dijo Sukkar. «Los dirigentes de Hamás, en cada guerra huyen mientras dejan morir a su pueblo».

Las perspectivas de un acuerdo de reconstrucción y un alto el fuego a gran escala también se complican por un desacuerdo sobre si incluir un intercambio de prisioneros en el acuerdo. Israel quiere que Hamás devuelva a dos israelíes desaparecidos que se cree que están cautivos en Gaza y los restos de dos soldados israelíes. Hamás busca la liberación de los prisioneros palestinos que se encuentran en las cárceles israelíes.

Por otra parte, diplomáticos y funcionarios israelíes están presionando para que la Autoridad Palestina -que Hamás expulsó de Gaza en 2007- desempeñe un papel en la coordinación de cualquier ayuda futura. Pero Hamás, que controla Gaza, aún no ha accedido a ello.

Las Naciones Unidas, Israel y la Autoridad Palestina crearon un mecanismo de reconstrucción similar tras la devastadora guerra de 50 días en Gaza en el verano de 2014. El engorroso mecanismo pretendía garantizar que las importaciones de cemento y otros materiales de construcción no fueran desviadas por Hamás para su rearme y fortificaciones. Pero el acuerdo resultó inviable y pronto se abandonó.

Los funcionarios de seguridad israelíes dicen ahora que gran parte del cemento se destinó a la construcción de la red de túneles defensivos subterráneos de Hamás, conocida como el «Metro», un importante objetivo israelí en la batalla del mes pasado.

Israel y Egipto controlan lo que entra y sale de Gaza, así como la mayor parte de su electricidad y combustible. Israel tiene la mayor parte, ya que las principales rutas de suministro a Gaza pasan por los puertos israelíes.

Los funcionarios israelíes reconocen cada vez más que es necesario suavizar estas restricciones, dijo el Sr. Novik, antiguo asesor de Shimon Peres, ex primer ministro israelí.

«Existe casi un consenso sobre el fracaso de la estrategia anterior, y hay un consenso creciente sobre cuáles son los principios básicos de la alternativa», dijo el Sr. Novik. «Pero no hay un plan detallado de cómo hacerlo realidad».

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.