Deporte

La UEFA no descarta trasladar la final de la Eurocopa 2020 por los límites del virus

18/06/2021

Escrito por:

La UEFA no descarta trasladar la final de la Eurocopa 2020 por los límites del virus


Los partidos decisivos del campeonato europeo de fútbol, de un mes de duración, están previstos desde hace años en Londres, donde el estadio de Wembley acogerá las dos semifinales y la final del evento cuatrienal el próximo mes.

Sin embargo, a sólo unas semanas de la final de la Eurocopa 2020, los organizadores y el gobierno británico están discutiendo exenciones a las restricciones de viaje por pandemia que permitirían a miles de aficionados extranjeros -y hasta 2.500 V.I.P.s- asistir a los partidos en Londres.

Si no se llega a un acuerdo, o a un compromiso, la UEFA, el organismo rector del fútbol europeo que dirige el campeonato, no ha descartado trasladar la final a otro país.

“Siempre hay un plan de contingencia, pero confiamos en que la semana de la final se celebre en Londres”, dijo la UEFA en un comunicado.

El primer ministro Boris Johnson confirmó el viernes que su gobierno estaba abierto a modificar sus reglas siempre que cualquier cambio “mantenga al país a salvo de Covid.”

“Hablaremos con la UEFA sobre lo que quieren y veremos si podemos hacer algunos ajustes sensatos”. dijo Johnson. “Pero la prioridad, obviamente, tiene que ser la salud pública”.

La UEFA consiguió algunas exenciones a las normas sobre viajes y cuarentenas para los extranjeros visitantes antes del torneo, y tanto ella como el gobierno británico habían pensado que las tasas de infección por coronavirus que habían motivado las restricciones habrían disminuido para cuando los partidos decisivos del torneo se jugaran en Wembley a principios de julio. En cambio, el número de casos está aumentando en Inglaterra, en gran parte debido a una nueva y agresiva variante del virus, y eso llevó a Johnson a posponer el levantamiento de las últimas restricciones de distanciamiento social que se habían previsto para el 21 de junio.

Ese retraso ya significa que cualquier esperanza de jugar ante un aforo completo en Wembley se ha desvanecido; ya se ha anunciado que el estadio, con capacidad para 90.000 espectadores, funcionará sólo a la mitad de su capacidad para las dos semifinales y la final. El estadio, uno de los 11 que se utilizan en toda Europa, sólo permitirá la presencia de 22.500 aficionados en los tres partidos de la fase de grupos que se disputarán en él.

Johnson mantuvo esta semana conversaciones privadas sobre el asunto con su homólogo de la UEFA, Aleksander Ceferin, según una persona con conocimiento de las discusiones. En privado, los funcionarios de ambas partes expresaron su confianza en que se pueda llegar a un acuerdo para mantener el partido en Gran Bretaña, aunque los medios de comunicación han dicho que Budapest, el único estadio anfitrión que funciona a plena capacidad durante la Eurocopa, se está considerando como una opción alternativa.

Las actuales conversaciones sobre la flexibilización de las normas no son la primera disputa este año entre la UEFA y las autoridades británicas, sin embargo, sobre las exenciones para un evento de fútbol. En mayo, el organismo futbolístico y el gobierno británico no llegaron a un acuerdo que hubiera permitido trasladar a Londres la final de la Liga de Campeones de esta temporada, un partido en el que participaban dos equipos ingleses: el Manchester City y el Chelsea. Tras intentar y no llegar a un acuerdo, la UEFA llevó la final a Oporto (Portugal).

Hay mucho en juego para ambas partes. Para la UEFA, Londres se ha convertido en una sede popular y lucrativa de las grandes finales. Para el gobierno británico, que recientemente se ha metido en los debates sobre el fútbol en un esfuerzo por impulsar su popularidad y credibilidad, mantener los partidos y preservar una valiosa relación con la UEFA se considera vital mientras Gran Bretaña intenta forjar una nueva identidad tras su agria salida de la Unión Europea.

Pero Gran Bretaña también cuenta con el apoyo de la UEFA para una candidatura conjunta con Irlanda para organizar la Copa del Mundo de 2030. Sin el apoyo de la UEFA, ese esfuerzo estaría condenado. Johnson mencionó la candidatura a la Copa del Mundo en una llamada telefónica con Ceferin, según una persona que participó en la llamada.

Las soluciones propuestas por la UEFA para el estancamiento de los visitantes han incluido que los aficionados entren en el país “utilizando un estricto concepto de prueba y burbuja”, según su declaración. Se pediría a los invitados que restringieran sus movimientos a los medios de transporte y lugares de juego aprobados, y que abandonaran Gran Bretaña en un plazo de 24 horas.

“Entendemos las presiones a las que se enfrenta el gobierno y esperamos poder llegar a una conclusión satisfactoria de nuestras discusiones sobre el asunto”, decía el comunicado de la UEFA.

La era de la pandemia ha enseñado al organismo rector del fútbol europeo a ser ágil y a reubicar los partidos de alto nivel con poca antelación. En los últimos dos años, la UEFA ha cambiado su campeonato de clubes más importante, la final de la Liga de Campeones, debido a complicaciones relacionadas con la pandemia en la ciudad anfitriona original.

Pero la ansiedad ha crecido entre los funcionarios de la UEFA desde que una variante del virus de rápida propagación puso en duda el “desbloqueo” previsto de Gran Bretaña para el 21 de junio. Johnson confirmó la semana pasada un retraso de cuatro semanas en los planes, indicando a la UEFA que debía conseguir nuevas exenciones de sus anfitriones o buscar una sede alternativa.

En privado, los responsables de la UEFA creen que es poco probable que consigan la autorización para los miles de hinchas extranjeros que pretenden, pero se muestran optimistas de que hasta 2.500 dignatarios, incluidos los ejecutivos de los patrocinadores y las emisoras que aportan gran parte de los 2.000 millones de dólares de ingresos del torneo, reciban autorización para acudir. Ya se han concedido exenciones a unos 1.000 invitados, pero permitir la entrada de más invitados especiales -pero no el acceso de los aficionados- es políticamente arriesgado tanto para la UEFA como para Gran Bretaña.

En su llamada con los dirigentes de la UEFA, Johnson recordó a los funcionarios que la diversidad de la población londinense significaba que cualquier equipo que llegara a la final podría contar con un apoyo vocal y local.

Para la UEFA, la asistencia de público a los estadios es un imperativo tanto simbólico como comercial. Gran parte del fútbol de esta temporada se jugó con el telón de fondo de los asientos vacíos y los estadios cerrados, y la Eurocopa 2020, en lo que respecta a los organizadores, tenía que ser vista como una señal de vuelta a los viejos tiempos. Las ciudades que no podían garantizar la asistencia de los aficionados a los partidos fueron descartadas y sustituidas. Los partidos que se perdieron se reubicaron en ciudades con normas menos estrictas.

Los partidos se han disputado en las 11 sedes, y la asistencia ha variado desde unos 10.000 espectadores hasta un lleno total de 55.662 en Budapest para el partido de Hungría contra Portugal.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.