Oriente Medio

Los iraníes votan a un nuevo presidente en un ambiente pesimista

18/06/2021

Escrito por:

Los iraníes votan a un nuevo presidente en un ambiente pesimista


TEHERÁN – El viernes por la mañana, la cola ante el colegio electoral de Teherán era corta y tranquila, nada que ver con la enérgica multitud que suele acudir a las elecciones presidenciales en Irán.

Pero cuando Abdolnaser Hemmati, el moderado en la carrera, se presentó a votar, la acera fuera del colegio electoral en el instituto religioso Hosseinieh Ershad se llenó de vida.

“Sus opiniones son inútiles para este país”, le gritó un manifestante a Hemmati, ex gobernador del banco central de Irán, sosteniendo su teléfono para inmortalizar el momento.

“Usted es la esperanza de nuestra nación”, le gritó una mujer al candidato, tratando de ahogar al abucheador.

La carrera presidencial iraní se ha caracterizado, más que nada, por la falta de interés: Muchos votantes dijeron que no se molestarían en votar en unas elecciones que consideran manipuladas a favor del candidato conservador de línea dura, Ebrahim Raisi, jefe del poder judicial iraní, cercano al líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei.

Las autoridades iraníes, bajo el mando del ayatolá, han ido recortando progresivamente las libertades electorales del país durante la última década, hasta el punto de que casi no quedan opciones. Este año, cualquier candidato que pudiera suponer un desafío serio al gobierno conservador fue simplemente eliminado de la papeleta, dejando al Sr. Raisi como el presunto favorito.

Pero para muchos habitantes de Teherán, tanto si el poder lo ostentan pragmáticos moderados como el actual presidente, Hassan Rouhani, como si lo hacen los conservadores, el país ha acabado igual, con los precios al alza, el empleo a la baja y el pesimismo inevitable.

Las colas de votantes en varios colegios electorales de la capital el viernes eran mucho más cortas que en anteriores elecciones presidenciales, aunque la pandemia de coronavirus y el calor sofocante también pueden haber afectado a la participación. Los medios de comunicación iraníes informaron de que, a las 17.00 horas, la participación de los votantes era del 23%. Los resultados se esperan para el sábado.

Sin embargo, bajo esa superficie lánguida hay un país que se agita con rabia y esperanza, amargura y fe.

Algunos de los que se inclinan por el liberalismo no pudieron soportar el hecho de quedarse fuera de la votación, incluso cuando sus amigos o familiares la boicotearon.

“No hemos votado por el propio Hemmati”, dijo Milad, de 34 años, empleado de banca que acudió al colegio electoral de Hosseinieh Ershad para votar por el Sr. Hemmati. “Hemos votado porque queríamos demostrar al otro lado que todavía hay una voz de oposición en Irán. Una voz débil de la oposición es mejor que ninguna voz”.

Al igual que otros votantes entrevistados para este artículo, Milad se negó a dar su nombre completo por miedo a las represalias por hablar abiertamente de política.

Los votantes de ambos bandos coincidieron, en términos generales, en los principales problemas a los que se enfrenta el país: la corrupción, la mala gestión económica y las sanciones de Estados Unidos que están intensificando la miseria económica de Irán.

Pero si la oposición moderada estaba dividida sobre si votar o no, los conservadores que se presentaron a votar estaban unidos en torno al Sr. Raisi y, lo que es más importante, al gobierno islámico que representa su candidatura. Los carteles de la campaña del Sr. Raisi lo mostraban a menudo junto al ayatolá Jamenei y al general de división Qassim Suleimani, el comandante iraní cuya muerte en un ataque aéreo de Estados Unidos el año pasado sacó a las calles a una multitud de personas en duelo.

Muchos de los que acudieron eran partidarios de Raisi.

“A pesar de todas las carencias y deficiencias, amamos a nuestra nación y la defenderemos hasta la última gota de sangre”, dijo Marziyeh Gorji, de 34 años, que trabaja en una oficina gubernamental y dijo que había votado a Raisi por sus vínculos con figuras revolucionarias y su experiencia. “La gente está disgustada, lo entiendo. Pero no votar no es la solución”.

Señaló a sus hijos gemelos de 5 años, que llevaban botones con la cara del general Suleimani. “Los criaré para que sean como el general Suleimani”, dijo.

En la mezquita de Lorzadeh, en el sur de Teherán, en un barrio pobre y religiosamente conservador, Muhammad Ehsani, de 61 años, empleado público jubilado, dijo que su voto era una expresión de fe en los ideales de la revolución islámica que llevó al poder a los actuales dirigentes de Irán.

Ser ciudadano era como viajar en autobús, dijo. Si las cosas no iban bien -como todos los votantes coincidían en que no-, el problema era del conductor, no del autobús.

“¿Qué debemos hacer?”, dijo. “No es lógico quedarse en casa y no subir. Lo lógico es conseguir otra compañía, otro conductor”.

En la entrada de la mezquita había una pancarta con una foto del general Suleimani junto a las palabras: “La República Islámica se considera un santuario. Los que votan defienden el santuario”.

El voto se presenta a menudo como un deber patriótico y religioso en Irán, donde los dirigentes suelen señalar la participación de los votantes como prueba de la legitimidad del sistema. Varios votantes mostraban con orgullo tarjetas de identificación nacional con sellos que mostraban que habían participado en elecciones desde hace décadas.

A veces se exige una copia del documento de identidad, incluidos los sellos de las elecciones, para las solicitudes de empleo, los trámites del seguro y otros asuntos cotidianos.

La votación de la mañana se vio empañada por los informes generalizados sobre el mal funcionamiento de los sistemas electrónicos de votación y su desconexión de los colegios electorales de todo Irán, según la agencia de noticias Tasnim, afiliada al Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos de Irán. Cuando se abrieron las urnas el viernes por la mañana, muchos votantes se presentaron para oír que no podían votar, y varios colegios electorales tuvieron que retrasar su apertura más de una hora, informó Tasnim.

“Esto es una epidemia de urnas que funcionan mal ahora”, dijo Kian Abdollahi, editor en jefe de Tasnim, durante un informe electoral en vivo en Clubhouse, la aplicación de medios sociales sólo de audio. “Esto es inaceptable dada la preocupación por la baja participación en las elecciones”.

El gobernador de Teherán dijo que había problemas técnicos con los sistemas de votación electrónica en 79 colegios electorales de la capital.

No quedó claro de inmediato cuál fue la causa de los problemas.

En el exterior del colegio electoral de Hosseinieh Ershad, Shabna, de 40 años, empleada del gobierno que trabaja en tecnología de la información, lanzaba su puño al aire mientras coreaba “apoyo a Hemmati” y volvía a colocar su colorido pañuelo en la cabeza, que se estaba deslizando en medio de toda la agitación.

“Queremos detener esta elección manipulada”, dijo. El Sr. Hemmati, como economista, era el más cualificado para dar un giro a la economía, dijo. Un minuto después, se enzarzó en una discusión con un crítico de Hemmati.

Pero la mayoría de los votantes entrevistados el viernes no parecían tener opiniones tan firmes sobre ningún candidato en particular. Estaban allí para votar porque siempre lo habían hecho, o porque creían en el sistema, o porque, como Sadigheh Sarlak, de 75 años, un profesor jubilado, estaban resentidos por lo que consideraban una intromisión extranjera en Irán.

“Voté sólo porque me molestaban los estadounidenses y sus medios de comunicación”, dijo a la salida del colegio electoral de Saadat Abad, una zona acomodada del norte de Teherán. Votó por el Sr. Raisi.

Efat Rahmati, de 54 años, enfermera, dijo que era extraño que las autoridades iraníes hubieran excluido a tantos candidatos de la carrera, un hecho que, según muchos iraníes, había allanado el camino para que ganara el Sr. Raisi. Pero aun así decidió votar, en parte por su afición personal a Raisi y en parte porque las autoridades “tienen más conocimientos que yo sobre este tema”, dijo. “De todos modos, creo que Raisi era mejor que el resto”.

Maryam Afshani, de 28 años, farmacéutica, había decidido no participar en las elecciones, pensando que su voto en las dos contiendas anteriores había servido de poco. Pero a las 6 de la tarde del viernes cambió de opinión y llegó a las urnas de Saadat Abad una hora más tarde para votar por el Sr. Hemmati.

“Quiero un cambio”, dijo. “Y si no participo, tal vez sea responsable”.

Farnaz Fassihi colaboró con un reportaje desde Nueva York.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.