Oriente Medio

El agente israelí que mató a un palestino autista es acusado de homicidio involuntario

19/06/2021

Escrito por:

El agente israelí que mató a un palestino autista es acusado de homicidio involuntario

[ad_1]

JERUSALÉN – Un agente de policía que disparó mortalmente a un palestino desarmado con autismo fue acusado de homicidio involuntario el jueves, en un caso que llamó la atención sobre la cuestión de la brutalidad policial.

La familia de la víctima de 31 años, Iyad al-Hallaq, expresó su frustración por el hecho de que las autoridades no acusaran al agente de un cargo más grave.

El Sr. al-Hallaq fue tiroteado el 30 de mayo del año pasado durante su trayecto matutino a una escuela para adultos con discapacidades en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Su muerte suscitó comparaciones con el asesinato de George Floyd a manos de agentes de policía en Minneapolis días antes. Y la imagen del Sr. al-Hallaq apareció en muchas manifestaciones en Jerusalén y Tel Aviv durante el año pasado.

Los fiscales presentaron la acusación después de haber sido criticados en las últimas semanas porque todavía no habían acusado a nadie un año después del asesinato.

Durante décadas, los esfuerzos para frenar a los agentes violentos e imponer la responsabilidad por sus acciones en Israel han fracasado repetidamente. La mayoría de las denuncias de violencia policial nunca se investigan, según los registros del Ministerio de Justicia. Las que se investigan casi nunca dan lugar a cargos penales o incluso a medidas disciplinarias.

Los fiscales han dicho que se enfrentan a enormes obstáculos a la hora de llevar a cabo estos casos, como los agentes de policía que se niegan a incriminarse entre sí y los jueces que simpatizan con los agentes. Muchos palestinos no se molestan en presentar denuncias, dicen los fiscales, porque tienen muy poca confianza en el sistema.

El agente acusado el jueves, cuyo nombre completo no se ha hecho público, podría enfrentarse a hasta 12 años de prisión si es declarado culpable.

Un comunicado de la fiscalía le acusó de correr «un riesgo irrazonable» al abrir fuego contra el Sr. al-Hallaq, del que dijeron que «no realizó ninguna acción que justificara el disparo».

Khairi al-Hallaq, el padre de la víctima, protestó por la acusación de homicidio involuntario, calificándola de «injusta» e «inaceptable».

«Estoy enfadado», dijo por teléfono. «El agente mató a mi hijo a propósito. ¿Por qué sólo un máximo de 12 años entre rejas? Eso es insuficiente».

Efrat Nahmani Bar, la abogada del agente acusado, calificó el asesinato del Sr. al-Hallaq de «tragedia horrible». Pero su cliente estaba «absolutamente seguro de que estaba tratando con un terrorista que ponía en peligro su vida», dijo.

«No estaba operando en un laboratorio», añadió. «Todo ocurrió muy rápidamente en uno de los lugares más peligrosos del país».

La Sra. Nahmani Bar también hizo hincapié en la juventud de su cliente -tenía 19 años en ese momento- diciendo que había terminado su formación básica apenas unas semanas antes.

El Sr. al-Hallaq, que vivía en una pequeña casa con su madre, su padre y su hermana en las afueras de la Ciudad Vieja, despertó las sospechas de los agentes de policía un sábado por la mañana cuando mostró «ciertas características no especificadas en su comportamiento», lo que les hizo temer que fuera un «terrorista», según la acusación.

Cuando no obedeció las órdenes de los agentes para que se detuviera, éstos corrieron tras él. Uno de ellos, un comandante que iba a dejar el cuerpo en pocos días, disparó dos veces a las piernas del Sr. al-Hallaq mientras lo perseguía, pero falló, según la acusación.

El Sr. al-Hallaq entró en un recinto cerrado y, según los testigos, se agazapó con miedo en un rincón. Entre los que miraban estaba uno de los profesores de su escuela.

La profesora, Warda Abu Hadid, ha declarado que gritó a los agentes que el Sr. al-Hallaq era discapacitado y no representaba ninguna amenaza, pero el acta de acusación no menciona eso.

Cuando el agente ahora acusado llegó y vio al Sr. al-Hallaq en una esquina, le disparó una vez en el abdomen, según la acusación. Después de eso, su comandante le gritó que cesara el fuego.

Uno de los agentes preguntó entonces al Sr. al-Hallaq, en árabe, «¿Dónde está el arma?», según la acusación. Al no responder, el agente hizo la misma pregunta a la maestra, a la que respondió: «¿Qué arma?».

En ese momento, el El agente acusado disparó por segunda vez contra el Sr. al-Hallaq, matándolo, según la acusación.

Nitzan Horowitz, ministro de izquierdas del recién formado gobierno israelí, celebró la decisión de acusar al agente, calificándola de «necesaria para preservar nuestra columna vertebral moral».

Sin embargo, Ayman Odeh, líder de una alianza de tres partidos de mayoría árabe, arremetió contra la decisión, afirmando que la «exasperante y despreciable» acusación permite «asesinar a cualquier palestino que no quede bien ante un agente de policía o un soldado».

El padre del Sr. al-Hallaq dijo que su esposa seguía luchando por superar la pérdida de su hijo.

«La gente dice que, con el paso del tiempo, eres capaz de olvidar las cosas que pasaron», dijo. «Pero para mi mujer, a medida que pasa el tiempo, sólo recuerda más a nuestro hijo».

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.