África

Chimamanda Ngozi Adichie desata la polémica con un ensayo en línea

18/06/2021

Escrito por:

Chimamanda Ngozi Adichie desata la polémica con un ensayo en línea


Durante más de una década, la novelista nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie ha entrenado y asesorado a escritores africanos a través de su taller anual de escritura creativa. El programa, que se celebra en Lagos y Awka (Nigeria), cuenta con más de 200 graduados, entre los que se encuentran estrellas emergentes como Ayobami Adebayo, cuya primera novela, “Quédate conmigo”, fue preseleccionada para el Premio Baileys, y Jowhor Ile, la primera nigeriana ganadora del Premio Etisalat de Literatura.

Los talleres, a los que asisten sólo 20 estudiantes de entre miles de solicitantes, son íntimos y, para algunos graduados, definen su carrera, lo que les lleva a conseguir contratos de libros, premios y residencias.

“Nos convertimos, aunque sea brevemente, en una familia”, ha dicho Adichie sobre el programa.

Pero ahora, las desavenencias entre Adichie y una de sus alumnas más destacadas, la escritora Akwaeke Emezi, se han hecho públicas.

En un extenso ensayo publicado en su página web el martes, Adichie acusó a una antigua alumna de atacarla públicamente tras una entrevista de 2017 en la que Adichie dijo, entre otras cosas, “no creo que sea bueno hablar de que los problemas de las mujeres son exactamente los mismos que los de las mujeres trans.” Adichie esgrimió la disputa personal como una historia de advertencia sobre cómo las redes sociales han sido utilizadas por “ciertos jóvenes” como un ariete ideológico en lugar de un lugar para comunicarse y buscar el entendimiento.

“Hay muchas personas expertas en redes sociales que se ahogan en la santurronería y carecen de compasión, que pueden pontificar con fluidez en Twitter sobre la bondad, pero que son incapaces de mostrarla realmente”, escribió. “Personas cuyas vidas en las redes sociales son estudios de casos de aridez emocional. Personas para las que la amistad, y sus expectativas de lealtad, compasión y apoyo, ya no importan. Personas que dicen amar la literatura -las desordenadas historias de nuestra humanidad- pero que también están monomaníacamente obsesionadas con cualquiera que sea la ortodoxia ideológica imperante”.

Aunque Adichie no nombró a Emezi ni a ningún otro estudiante, Emezi no tardó en responder en Instagram, diciendo que Adichie había publicado correos electrónicos sin pedir permiso, y que el ensayo estaba diseñado para “incitar a las hordas de nigerianos transfóbicos a atacarme”. En un post posterior, Emezi, que utiliza los pronombres ellos/ellas y se identifica como no binaria, criticó a la industria editorial por defender a Adichie, autora de las novelas “Americanah” y “La mitad de un sol amarillo”.

“El capital social de Adichie se originó en la industria editorial”, escribió Emezi, cuyas memorias, “Dear Senthuran”, se publicaron la semana pasada. “Vosotros, los de la industria, seguís poniéndola en la plataforma, alabando su trabajo sin mencionar el daño que sus opiniones infligen a la comunidad trans, y a otros escritores”.

A través de un publicista, Adichie declinó hacer comentarios. Emezi no respondió a una solicitud de comentarios.

La disputa -entre destacados escritores nigerianos cuya obra ha ampliado el número de lectores internacionales de la literatura africana contemporánea- se hace eco de un debate más amplio sobre si Twitter y otros medios de comunicación social se han vuelto demasiado tóxicos, propensos a las posturas y a la señalización de virtudes más que a la expresión honesta. “Lo que importa no es la bondad, sino la apariencia de bondad”, escribió Adichie. “Ya no somos seres humanos. Ahora somos ángeles que luchan por superarse unos a otros. Que Dios nos ayude. Es obsceno”.

Poco después de que Adichie publicara su ensayo, las redes sociales estallaron. Su nombre fue trending topic en Twitter durante horas, provocando decenas de miles de respuestas. Algunas personas diseccionaron y criticaron sus puntos de vista sobre el género, mientras que otras estuvieron de acuerdo en que algunas personas utilizan las redes sociales como un arma.

Otros argumentaron que tanto las opiniones de Adichie como las de sus críticos son válidas: “Chimamanda tiene derecho a expresar su rabia y decepción ante personas que creía amigas y que la utilizaron y la hirieron profundamente. Las mujeres trans también tienen derecho a indignarse y a defenderse de las políticas maliciosas que intenta hacer pasar por benevolencia”, Uju Anya, profesora de la Universidad Estatal de Pensilvania, escribió en Twitter.

Al principio, la relación entre Adichie y Emezi parecía nacer de la admiración mutua. Adichie dice que ayudó a Emezi editando uno de sus relatos, consiguiendo que se publicara y escribiendo una elogiosa introducción.

“Apoyé mucho a esta escritora. No tenía que hacerlo. No se me pidió que lo hiciera. Apoyé a esta escritora porque creo que necesitamos una gama diversa de historias africanas”, escribió Adichie en su ensayo. Las cosas se agravaron después de la entrevista de Adichie en 2017, lo que llevó a Emezi a responder en las redes sociales, diciendo que los comentarios de Adichie ponían en peligro la vida y los derechos de las personas transgénero.

Más tarde, Adichie recibió un ejemplar de la primera novela de Emezi, “Freshwater”, y se sorprendió al encontrar su nombre en la biografía de Emezi. Adichie pidió que se eliminara.

El conflicto se agravó el año pasado, después de que Adichie defendiera un ensayo de la autora de Harry Potter, J.K. Rowling, sobre sexo y género -un artículo que sus críticos tacharon de transfóbico- como “perfectamente razonable”. Emezi publicó un extenso hilo en Twitter, diciendo que cuando su ex profesora “dijo esas cosas y luego se redobló y luego se burló de los que la llamamos (ella llamó a la respuesta ‘trans-noise’), me destripó”.

El ensayo de Adichie parece ser la primera vez que aborda públicamente la disputa, vinculando los ataques personales a lo que ella describe como un problema social y cultural más amplio de autojustificación moral y ataques reflexivos a los que tienen opiniones diferentes, y el efecto corrosivo que esas posturas pueden tener en el debate y la discusión sin restricciones. “Tenemos una generación de jóvenes en las redes sociales tan aterrorizados por tener opiniones equivocadas que se han robado a sí mismos la oportunidad de pensar, aprender y crecer”, escribió.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.