África

Angélique Kidjo conecta con la próxima generación musical de África

18/06/2021

Escrito por:

Angélique Kidjo conecta con la próxima generación musical de África

[ad_1]

Angélique Kidjo, la cantante de Benín que lleva tres décadas forjando híbridos panafricanos y transcontinentales, no necesitaba realmente otro Grammy.

En 2020, recibió por cuarta vez el premio al mejor álbum de músicas del mundo con «Celia», su homenaje a la dinamo de la salsa afrocubana Celia Cruz. Fieles a su costumbre, los votantes de los Grammy eligieron nombres conocidos y desestimaron el fenómeno de la música mundial del año: «African Giant» del compositor nigeriano Burna Boy, un álbum ambicioso y reflexivo que atrajo cientos de millones de transmisiones y lo convirtió en una sensación internacional. («African Giant» también incluía una aparición como invitada de Kidjo).

En su discurso de aceptación, Kidjo se mostró amable, pero miró al futuro. «Las nuevas generaciones de artistas que vienen de África van a arrasar», dijo, «y ha llegado el momento».

Kidjo, de 60 años, cumple esa declaración con su nuevo álbum, «Mother Nature», que está repleto de colaboraciones con compositores y productores africanos en alza: Burna Boy, Mr Eazi y Yemi Alade, de Nigeria, así como el rapero y cantante zambiano Sampa the Great, el compositor zimbabuense-estadounidense Shungudzo y la cantante Zeynab, que nació en Costa de Marfil y vive en Benín. A lo largo del álbum, sus invitados dan lo mejor de sí mismos para seguir el ritmo del fervor del cuero de Kidjo.

«Esta joven generación tiene la misma preocupación que yo he tenido a lo largo de mi carrera: intentar dar una imagen muy positiva de mi continente, África», dijo Kidjo a través de un vídeo desde París. «También quería que me hablaran del cambio climático y del impacto que está teniendo en su vida, y de la forma en que quieren afrontarlo. Con el cambio climático, en África vamos a pagar el precio más alto, especialmente los jóvenes. Va a depender de la futura generación no hacer preguntas, sino actuar. Porque el tiempo para hacer preguntas se está acabando».

Las canciones de «Mother Nature» contienen afrobeats programados, soukous congoleños, juju nigeriano y una dramática chanson orquestal. Los irresistibles ritmos transmiten serios mensajes sobre la conservación del medio ambiente, los derechos humanos, la unidad africana y el poder de la música y el amor.

Kidjo grabó «Dignity» -una canción que se galvanizó cuando se disparó a los manifestantes contra la brutalidad policial en Nigeria- con Alade, de 32 años, una gran estrella del pop nigeriano con la que ya había trabajado anteriormente, en 2019. Alade, al igual que Kidjo, ha colaborado con músicos de toda África y más allá (incluso con Beyoncé en la banda sonora de «Black Is King»).

«Crecí escuchando su música», dijo Alade en una entrevista desde Lagos. «Es uno de los pocos modelos que tengo. Lo que más me atrajo de Angélique es su africanidad sin complejos, vaya donde vaya. En lo que respecta a África, ella es sin duda nuestra Angélique, nuestro pájaro cantor, en cualquier momento, cualquier día. Siempre es reconfortante verla hacer lo que hace y de la forma en que lo hace, a pesar de que lleva tanto tiempo haciéndolo. La miro y me animo a seguir haciendo lo que hago».

Como la mayor parte de la música de Kidjo a lo largo de los años, el nuevo álbum es multilingüe -principalmente en inglés, pero también en francés y en lenguas de África occidental como el fon y el nago- y fusiona nuevos sonidos y tecnologías con el pasado de África. En «One Africa», Kidjo celebra el año en que nació, 1960, porque fue un punto de inflexión en la historia de África, cuando varios países obtuvieron la independencia. (Tenía previsto un concierto en el Carnegie Hall en marzo de 2020 en torno a este hito, que se canceló al cerrar Nueva York por la pandemia). Se basó en la música de «Indépendance Cha Cha», lanzada en 1960 por el grupo L’African Jazz de Joseph Kabasele.

Para «Africa, One of a Kind», el Sr. Eazi construyó el tema a partir de una muestra de la canción «Africa» de 1995 del cantante maliense Salif Keita, pero Kidjo subió la apuesta: sacó a Keita, que ahora tiene 71 años, de su retiro para que la cantara de nuevo. El vídeo de la canción presenta una danza, el gogbahoun, del pueblo natal de Kidjo en Benín, Ouidah.

«Gogbahoun significa el ritmo que rompe el cristal», dijo. Es un ritmo, explicó, que originalmente se golpeaba en una botella vacía con un trozo de metal: un anillo, una cuchara, una moneda. «Y cuando se rompe la botella, se acaba la fiesta», dijo.

La grabación de «Mother Nature» se vio condicionada por la pandemia. «Teníamos tiempo libre y no teníamos dónde ir», dijo Kidjo. Sus dos álbumes anteriores eran homenajes reafirmados a la música de las Américas: «Celia» y, antes de eso, un transformador remake del álbum de los Talking Heads «Remain in Light». Pero Kidjo y su marido y compañero musical de toda la vida, el teclista y programador Jean Hébrail, estaban escribiendo canciones propias en 2019, el año en que ella también lanzó y giró «Celia».

Cuando se impusieron los cierres en 2020, Kidjo se propuso completar las canciones con nuevos y lejanos colaboradores que trabajaban a distancia. En un álbum preocupado por el calentamiento global, había una ventaja: «una huella de carbono mínima», señaló Kidjo.

Reunió al personal del álbum gracias a las conexiones y la serendipia. Kidjo escuchó por casualidad a Sampa the Great, de 27 años, rapera y cantante nacida en Zambia y que ha desarrollado su carrera en Australia, en un Tiny Desk Concert de la NPR, y se puso en contacto con ella a través de mensajes directos en Instagram. En realidad, se habían conocido años antes en un encuentro entre fans, cuando Kidjo autografió una camiseta para Sampa en WOMADelaide, un festival de música del mundo en Australia.

Su canción conjunta, «Free & Equal», se inspira en la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y en la Declaración de Independencia de Estados Unidos. «Hemos estado en la lucha desde antes de que yo pudiera hablar», rapea Sampa, y luego elogia «Angélique/connecting through the generations, power of musique».

«Fue esa persona que vi que se parecía a mí, que era del continente, que hablaba en su propia lengua y que tuvo un gran impacto fuera del continente», dijo Sampa en una entrevista desde Botsuana.

«Ella sabe el alcance que tiene ahora la música africana: el continente está simplemente conectado con el mundo», continuó. «La belleza de este álbum es tener leyendas que son capaces de hacer un guiño a los jóvenes, para reconocer que continuamos lo que gente como Salif Keita y Angélique Kidjo habían empezado. Ella dijo: ‘Quiero que os expreséis. Por eso me dirijo a vosotros'».

Kidjo no se limitó a invitar a compositores y raperos a poner voz. También entregó pistas esqueléticas a algunos productores expertos en electrónica, como el nigeriano Kel-P, que están difundiendo el afrobeats y otros ritmos africanos por todo el mundo. Dije: «Habéis encontrado la manera de hacer de esto un ritmo global», dijo Kidjo. «Cualquiera en cualquier parte del mundo puede reivindicar el afrobeats y hacerlo a su manera, porque su propia cultura encaja perfectamente. El rompecabezas es perfecto. Toda la música que viene de África, basada en nuestra tradición, siempre tiene una forma inclusiva de hacer las cosas».

Algunas de las voces de Kidjo adquieren un toque de sintonía por ordenador en «Do Yourself», un dúo con Burna Boy que reclama la autosuficiencia para África. «Le pregunté a Burna Boy, a sus ingenieros y productores, ‘¿Qué habéis hecho con mi voz? «Me envió una instantánea del tablero, y no entiendo nada de esas cosas. Parece algo sacado del espacio». Se rió. «Pero no pasa nada, lo acepto. No tengo que entenderlo para que me guste».

«Cada vez que hago una colaboración, siempre se trata de mantener la libertad de la gente», añadió. «Yo decía, te voy a enviar la canción, y tú dejas que la canción te lleve a lo que quieres hacer. Decía: ‘Simplemente, ve a por ello’. Lo que este álbum me enseñó es que si nos tomamos el tiempo de hablar realmente entre nosotros, nos salen cosas preciosas».

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.