Cultura

Si quieres presumir de coche limpio, no olvides las alfombrillas

22/10/2018

Escrito por:

Si quieres presumir de coche limpio, no olvides las alfombrillas

Con el otoño y las lluvias mantener el coche en buen estado de limpieza no es tarea fácil. Y una de las partes que más se resienten son las alfombrillas, donde van a parar la suciedad de los suelos de la calle, el barro, etc. Pero aunque mantener el interior del coche perfecto puede ser un poco complicado en esta época, realmente merece la pena. Si se siguen los siguientes consejos será menos difícil.

¿Cómo se deben limpiar las alfombrillas del coche?

Para que las alfombrillas queden impecables es fundamental dejarlas para el final a la hora de limpiar el interior del vehículo. Si se deja para después la suciedad caerá sobre el suelo del coche, y las alfombrillas se ensuciarán de nuevo. Lo más cómodo es sacarlas y limpiarlas fuera.

Pues bien, una vez que las alfombrillas están fuera del vehículo es necesario sacudirlas fuertemente contra una superficie dura. Tal como se puede imaginar, para que no se estropeen es importante que sean de buena calidad, y en este sentido cabe destacar que las mejores alfombrillas son las de MTMShop. Después de esto hay que frotarlas con un trapo húmedo, o si es posible, aplicarles un chorro de agua y dejar que se sequen.

El método que hemos descrito es válido para las alfombrillas de plástico o de goma blanda, que son comunes en los automóviles de hace unos años. Pero si son más modernas, fabricadas en fibra, será mejor aplicar un aspirador para coche. Obviamente las alfombrillas tienen un tiempo de vida, y llega el momento en que por más que se limpien no mejora su aspecto. Pero mientras que se puedan mantener hay que recordar también limpiar la parte del suelo que cubren las alfombrillas con un paño húmedo o una aspiradora especial para moqueta, de forma que la limpieza sea completa.

Otros consejos para mantener las alfombrillas de tu coche en perfecto estado

Las alfombrillas se pueden limpiar, pero tampoco es cuestión de estar perdiendo el tiempo en esta labor cada dos por tres, por lo que es mucho mejor intentar darle un mantenimiento adecuado para que se mantengan relucientes tanto tiempo como sea posible. Para ello es muy importante no comer ni beber en el coche, ya que los restos de los alimentos irán a parar a las alfombrillas con gran probabilidad. Y lo que es peor, se pueden hacer manchas que no siempre resultan fáciles de eliminar.

También hay que tener cuidado a la hora de subirse al coche. Es muy conveniente sacudirse los zapatos, especialmente cuando se ha pisado barro o se viene de la playa. Y aunque a simple vista esto no se aprecie, lo cierto es que los olores quedan impregnados también en las alfombrillas como ocurre en los demás elementos del coche. Así que para evitar esto es de vital importancia no fumar, una práctica especialmente peligrosa por cierto ya que puede provocar despistes en el conductor y graves peligros si el cigarro cae al suelo del vehículo y se está circulando en un sitio en el que no sea fácil parar.