Deporte

Para Inglaterra, una guerra cultural de seis segundos y una victoria de un solo gol

15/06/2021

Escrito por:

Para Inglaterra, una guerra cultural de seis segundos y una victoria de un solo gol

[ad_1]

LONDRES – Daniele Orsato llamó la atención de Harry Kane, el capitán de Inglaterra, y señaló el césped. Tal vez le pilló a Kane un poco desprevenido -el delantero todavía estaba haciendo unos últimos estiramientos-, pero asintió con la cabeza. Orsato, el árbitro italiano, se llevó el silbato a los labios y dio luz a una guerra cultural de seis segundos.

No es especialmente inusual que Inglaterra se encuentre ultimando sus preparativos para un gran torneo con un telón de fondo de angustia y acritud. Con Inglaterra siempre hay algo: un jugador clave lesionado, un jugador del mes fuera del equipo, una preocupación sobre si el equipo está siendo tratado con demasiada, o muy poca, disciplina.

Las últimas semanas no han sido particularmente fértiles para ese tipo de inquietud tradicional. Una disputa fabricada sobre si el seleccionador, Gareth Southgate, se había equivocado al elegir cuatro laterales derechos especializados -muchos laterales derechos, según los estándares de cualquiera- en su lista original ofrecía la esperanza de una buena controversia a la antigua. Esta esperanza se esfumó cuando uno de ellos, Trent Alexander-Arnold, se lesionó y quedó fuera del torneo. En el fondo, nadie piensa que tener tres laterales derechos sea excesivo.

Su decisión de incluir a Jordan Henderson y a Harry Maguire, ambos lesionados y sin posibilidades de estar al cien por cien en la fase de grupos, podría haber sido una alternativa aceptable, pero ni siquiera eso sirvió. Southgate se permitió el lujo de convocar a 26 jugadores, no a 23. Henderson y Maguire, dos de sus jugadores más experimentados en las dos zonas del campo en las que sus opciones eran más escasas, merecían claramente el riesgo.

Todo ello debería haber significado que Inglaterra se encontraba en un territorio bienvenido para Southgate y desconcertantemente desconocido tanto para los aficionados como para los medios de comunicación: acercarse a un torneo sin despertarse con sudores fríos por la noche, sin que el rencor llenara las ondas ni la consternación poblara las páginas de noticias.

En cambio, Southgate y sus jugadores se encontraron en primera línea con algo mucho más serio. Al igual que la gran mayoría de sus compañeros de la Premier League, los jugadores de Inglaterra llevan un año arrodillándose antes de los partidos, un gesto adoptado por los activistas de los atletas en Estados Unidos e instituido -a sugerencia de los jugadores- tras el asesinato de George Floyd a manos de un agente de policía el año pasado.

Cuando Inglaterra salió al campo para sus dos últimos partidos de preparación antes de este torneo -ambos celebrados en Middlesbrough- hizo lo mismo. Esta vez, sin embargo, los jugadores fueron abucheados mientras lo hacían: por una parte lo suficientemente importante de sus propios aficionados como para que se transmitiera, alto y claro, al público.

Durante una semana, el gesto y su recepción parecieron marcar a los jugadores de Inglaterra, y el personal miembros, contra el núcleo de su propio apoyo. Se dijo a los jugadores que arrodillarse era algo divisivo, político, una baratija sin sentido que desviaba la atención de la acción real, aunque ninguno de sus críticos se tomó el tiempo de sugerir cómo podría ser la acción real.

Varios legisladores conservadores criticaron el apoyo de los jugadores a lo que, según ellos, es un movimiento marxista dedicado a erradicar la familia nuclear y a atacar a Israel. Uno de ellos, Lee Anderson, reveló que dejaría de ver a su «querida Inglaterra». Boris Johnson, el primer ministro, no condenó inicialmente a quienes se oponían a un acto antirracista, aunque luego pidió que los aficionados apoyaran al equipo, «no que lo abuchearan».

Inglaterra también se ha visto convulsionada, en la última semana, por la decisión de un pequeño grupo de estudiantes de un único colegio de Oxford de retirar un retrato de la reina de su sala común. Así es como se desarrolla una guerra cultural, en una serie de escaramuzas que parecen, aisladamente, totalmente absurdas. ¿Alguien se siente ofendido porque algunos estudiantes no quieran tener una foto de la reina en su pared? ¿Alguien cree realmente que Jordan Pickford es marxista?

Incluso bajo esa presión, los jugadores se mantuvieron firmes. Southgate les ofreció no sólo su apoyo, sino también su cobertura: había consultado a sus jugadores, conocía sus puntos de vista y los presentaría, atrayendo cualquier fuego que pudiera venir hacia ellos. La Asociación de Fútbol, el organismo que gobierna el fútbol en Inglaterra, emitió un comunicado sorprendentemente contundente en el que explicaba que los jugadores se arrodillarían, que no lo consideraban un gesto político y que ninguna hostilidad cambiaría eso.

Esta era, pues, la prueba: En el momento en que Orsato hizo sonar su silbato, pero antes de que comenzara realmente el partido inaugural de Inglaterra en la Eurocopa 2020, contra Croacia, los que se oponen a que los jugadores se arrodillen, los que creen que los atletas que representan a su país deben hacer lo que se les ordena, se enfrentaron a lo que, ahora, se ha convertido en un acto de desafío.

Todo se desarrolló en un abrir y cerrar de ojos. Los abucheos iniciaron la primera ofensiva. Justo cuando la música se cortó, hubo un coro identificable de desaprobación. Pero los abucheos fueron rápidamente rechazados. Una proporción mucho mayor del público comenzó a animar, a aplaudir, a ahogar a los objetores. En seis segundos, todo había terminado. Orsato se levantó, seguido por Kane y el resto del equipo de Inglaterra. El partido comenzó. Todo el mundo aplaudió.

Este es el mito, por supuesto. Southgate había dicho, que la semana pasada, al reflexionar sobre el asunto…que sabía que su equipo podía contar con el apoyo de los aficionados durante el partido. Es cierto: la gente que abucheaba quería que Inglaterra ganara. Lo celebraron cuando Raheem Sterling, un defensor tan elocuente de las causas que se reflejan al arrodillarse como cualquiera en el fútbol, marcó el único gol del partido bajo un sol brillante y cálido.

De ahí a creer que, si ésta es la primera victoria de las siete que se producirán el mes que viene, si Inglaterra acaba este verano como campeona de Europa por primera vez en su historia, también se habrá asegurado algún tipo de victoria social.

Eso es lo que decían del equipo Black, Blanc, Beur que llevó a Francia a la Copa del Mundo en 1998; es lo que decían también de los equipos alemanes de 2008 y 2010, los que no estaban formados por Jürgens y Dietmars y Klauses, sino por Mesuts y Samis y Serdars. Estos eran los equipos que podían marcar el comienzo de un nuevo futuro postracial. Al fútbol le gustaba decirse a sí mismo que ofrecía una visión mejor de lo que podía ser un país.

Es una quimera, por supuesto. Todo el mundo aplaudió al final, también aquí, una vez que Inglaterra se deshizo de un manso equipo croata, el tipo de victoria que destaca no por su espectáculo sino por su fría y tranquila eficacia. Inglaterra apenas salió de segunda porque no lo necesitaba, mucho; mejor guardar la energía para las pruebas más duras que le esperan.

Pero eso no significa que nada haya cambiado. Todavía existe la posibilidad de que cuando Escocia llegue a la ciudad el próximo fin de semana, los jugadores sean abucheados por otro pequeño sector del público.

Será una minoría, una vez más, como lo fue aquí, y hay esperanza en eso, una metáfora conmovedora de los peligros de asumir que los más vociferantes deben hablar automáticamente por una especie de vasto electorado. Pero seguirán estando ahí, la gran vanguardia antimarxista, inflexible e inmutable y sin voluntad.

Ninguna victoria en un campo de fútbol cambiará eso. La visión de Sterling levantando un trofeo el 11 de julio, en este mismo estadio, no alterará la visión del mundo de nadie. El fútbol es el escenario en el que mantenemos estas conversaciones -en Europa, como escribió Henry Mance en The Financial Times la semana pasada, suele ser el único lugar en el que muchos de nosotros interactuamos realmente con nuestra nación como concepto-, pero es un escenario imperfecto.

Queremos un equipo que refleje al país, decimos, pero no lo decimos en serio: Queremos un equipo que nos refleje a nosotros, y nuestra percepción de lo que es ese país. Inglaterra puede ganar, o puede perder, durante el próximo mes, pero no supondrá ninguna diferencia en el contexto más amplio. Es demasiado pedir a un solo equipo deportivo que refleje lo que un país significa para 55 millones de personas. Es demasiado esperar que cure todas sus divisiones con una sola victoria, por mucho que se aclame.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.