Europa

Los soviéticos negaron en su día una fuga mortal de ántrax en el laboratorio. Los científicos estadounidenses respaldaron la historia.

21/06/2021

Escrito por:

Los soviéticos negaron en su día una fuga mortal de ántrax en el laboratorio. Los científicos estadounidenses respaldaron la historia.


YEKATERINBURGO, Rusia – Los pacientes con neumonías inexplicables empezaron a aparecer en los hospitales; en pocos días, docenas de ellos habían muerto. La policía secreta confiscó los registros de los médicos y les ordenó guardar silencio. Los espías norteamericanos recogieron pistas sobre una fuga en el laboratorio, pero las autoridades locales tenían una explicación más mundana: carne contaminada.

La verdad tardó más de una década en salir a la luz.

En abril y mayo de 1979, al menos 66 personas murieron tras la aparición de bacterias de ántrax en el aire en un laboratorio militar de la Unión Soviética. Pero los principales científicos estadounidenses se mostraron confiados en la afirmación de los soviéticos de que el patógeno había saltado de los animales a los humanos. Sólo después de una investigación completa en los años 90, uno de esos científicos confirmó las sospechas anteriores: El accidente en la actual ciudad rusa de Ekaterimburgo fue una fuga de laboratorio, una de las más mortíferas jamás documentadas.

Hoy en día, algunas de las tumbas de las víctimas aparecen abandonadas, con sus nombres desgastados en sus placas metálicas, en el fondo de un cementerio en las afueras de la ciudad, donde fueron enterrados en ataúdes con un desinfectante agrícola. Pero la historia del accidente que les costó la vida, y el encubrimiento que lo ocultó, tiene una renovada relevancia cuando los científicos buscan los orígenes del Covid-19.

Muestra cómo un gobierno autoritario puede moldear con éxito la narrativa de un brote de enfermedad y cómo puede llevar años -y, quizás, un cambio de régimen- llegar a la verdad.

“Los rumores salvajes se extienden alrededor de cada epidemia”, escribió Joshua Lederberg, el biólogo estadounidense ganador del Nobel, en un memorándum después de un viaje de investigación a Moscú en 1986. “Es muy probable que el relato soviético actual sea cierto”.

Muchos científicos creen que el virus que causó la pandemia de Covid-19 evolucionó en los animales y saltó en algún momento a los humanos. Pero los científicos también piden que se investigue más a fondo la posibilidad de un accidente en el Instituto de Virología de Wuhan.

También existe una preocupación generalizada por el hecho de que el gobierno chino -que, al igual que el gobierno soviético décadas antes, descarta la posibilidad de una fuga en el laboratorio- no está facilitando a los investigadores internacionales el acceso y los datos que podrían arrojar luz sobre los orígenes de la pandemia.

“Todos tenemos un interés común en averiguar si se debió a un accidente de laboratorio”, dijo Matthew Meselson, biólogo de Harvard, en una entrevista este mes desde Cambridge, Massachusetts, refiriéndose a la pandemia de coronavirus. “Quizá fue un tipo de accidente contra el que nuestras actuales directrices no protegen adecuadamente”.

El Dr. Meselson, experto en guerra biológica, se trasladó en 1980 a una habitación libre en la casa de un amigo de la C.I.A. para estudiar la información clasificada que sugería que el brote de ántrax soviético podía estar relacionado con una instalación militar cercana. Seis años después, escribió que la explicación soviética de los orígenes naturales de la epidemia era “plausible”. Las pruebas aportadas por los soviéticos eran coherentes, dijo, con la teoría de que la gente había sido afectada por el ántrax intestinal que se originó en la harina de huesos contaminada utilizada como alimento para animales.

Luego, en 1992, tras el colapso de la Unión Soviética, el presidente ruso Boris N. Yeltsin reconoció que “nuestro desarrollo militar fue la causa” del brote de ántrax.

El Dr. Meselson y su esposa, la antropóloga médica Jeanne Guillemin, acudieron a Ekaterimburgo con otros expertos estadounidenses para realizar un minucioso estudio. Documentaron cómo un viento del noreste, el 2 de abril de 1979, debe haber dispersado tan sólo unos pocos miligramos de esporas de ántrax liberadas accidentalmente desde la fábrica a través de una estrecha zona que se extiende por lo menos 30 millas a favor del viento.

“Se puede inventar una historia completamente descabellada y hacerla plausible por la forma en que se diseña”, dijo el Dr. Meselson, explicando por qué los soviéticos habían logrado disipar las sospechas sobre una fuga en el laboratorio.

En Sverdlovsk, como se conocía a Ekaterimburgo en la época soviética, esas sospechas aparecieron en cuanto la gente empezó a caer misteriosamente enferma, según las entrevistas realizadas este mes a residentes que recuerdan aquellos días.

Raisa Smirnova, entonces trabajadora de 32 años en una fábrica de cerámica cercana, dice que tenía amigos en el misterioso complejo que utilizaban sus privilegios especiales para ayudarla a conseguir naranjas y carne enlatada, que de otro modo serían difíciles de encontrar. También oyó que allí se realizaba algún tipo de trabajo secreto sobre gérmenes, y los rumores locales atribuían al laboratorio los brotes ocasionales de enfermedades.

“¿Por qué tienes las manos azules?” La Sra. Smirnova recuerda que un compañero de trabajo le preguntó un día de abril de 1979 cuando fue a trabajar, aparentemente con síntomas de bajos niveles de oxígeno en la sangre.

La llevaron al hospital con fiebre alta y, según dice, pasó una semana inconsciente. En mayo, unos 18 compañeros de trabajo habían muerto. Antes de que se le permitiera volver a casa, los agentes de la K.G.B. le llevaron un documento para que lo firmara, prohibiéndole hablar de los hechos durante 25 años.

En el servicio epidemiológico de Sverdlovsk, el epidemiólogo Viktor Romanenko fue un soldado de a pie en el encubrimiento. Dice que supo inmediatamente que el brote de la enfermedad que afectaba a la ciudad no podía ser ántrax intestinal, transmitido por los alimentos, como afirmaban las altas autoridades sanitarias. El patrón y el momento de la distribución de los casos demostraron que la fuente era aérea y un evento único.

“Todos comprendimos que se trataba de un auténtico disparate”, dijo el Dr. Romanenko, que llegó a ser un alto funcionario sanitario regional en la época postsoviética.

Pero en un estado comunista, no tuvo más remedio que seguir la farsa, y él y sus colegas pasaron meses confiscando y analizando la carne. Los agentes de la K.G.B. entraron en su despacho y se llevaron los historiales médicos. La Unión Soviética había firmado un tratado que prohibía las armas biológicas, y los intereses nacionales estaban en juego.

“Se entendía que teníamos que alejarnos lo más posible de la teoría de las armas biológicas”, recuerda el Dr. Romanenko. “La tarea era defender el honor del país”.

Incluso hubo nervios en el Evening Sverdlovsk, un periódico local. Un corresponsal de The New York Times llamó a la redacción mientras se desarrollaba el estallido, recuerda un periodista de la época, Aleksandr Pashkov. El redactor jefe dijo al personal que dejara de responder a las llamadas de larga distancia, para que nadie se desconectara si el corresponsal volvía a llamar.

“El que sabe guardar un secreto sale ganando”, dijo el Sr. Pashkov.

A medida que la Unión Soviética se desmoronaba, también lo hacía su capacidad de guardar secretos. Para un documental de 1992, el Sr. Pashkov localizó a un oficial de contrainteligencia retirado en Ucrania -ahora un país diferente- que había trabajado en Sverdlovsk en aquella época. Las interceptaciones telefónicas en el laboratorio militar, dijo el oficial, revelaron que un técnico había olvidado reemplazar un filtro de seguridad.

Pronto, el Sr. Yeltsin -que formó parte del encubrimiento como máximo responsable comunista en la región en 1979- admitió que la culpa era de los militares.

“Hay que entender una cosa muy sencilla”, dijo el Sr. Pashkov. “¿Por qué se conoció todo esto? El colapso de la Unión”.

El equipo formado por el Dr. Meselson y la Dra. Guillemin visitó Ekaterimburgo varias veces en la década de 1990 para documentar la fuga. Entrevistando a los supervivientes, trazaron el paradero de las víctimas e investigaron los registros meteorológicos, descubriendo que el Dr. Meselson y otros se habían equivocado al dar crédito a la narrativa soviética.

El Dr. Meselson dijo que cuando se puso en contacto con un funcionario ruso a principios de la década de 1990 para volver a investigar el brote, la respuesta fue: “¿Por qué sacar los esqueletos del armario?”.

Pero dijo que determinar los orígenes de las epidemias se vuelve más crítico cuando hay geopolítica de por medio. Si él y sus colegas no hubieran demostrado la causa del brote en aquel entonces, dijo, el asunto podría seguir siendo un irritante en la relación entre Rusia y Occidente.

Lo mismo ocurre con la investigación sobre el origen del Covid-19, dijo el Dr. Meselson. Mientras el origen de la pandemia siga siendo motivo de sospecha, dijo, la cuestión seguirá suscitando tensiones con China, más que si se conociera la verdad.

“Hay una gran diferencia entre las personas que siguen tratando de probar un punto contra la oposición emocional y las personas que pueden mirar hacia atrás y decir: ‘Sí, sí, yo tenía razón'”, dijo el Dr. Meselson. “Una de ellas alimenta las guerras. La otra es la historia. Necesitamos resolver todas estas cosas. Necesitamos la historia, no necesitamos toda esta emoción”.

A diferencia del Covid-19, el ántrax no pasa fácilmente de un ser humano a otro, por lo que la fuga del laboratorio de Sverdlovsk no provocó una epidemia más amplia. Sin embargo, ni siquiera el caso de Sverdlovsk se ha resuelto por completo. Sigue sin estar claro si la actividad secreta de la fábrica era el desarrollo ilegal de armas biológicas -que se sabe que la Unión Soviética realizó- o la investigación de vacunas.

Bajo el mandato del presidente Vladimir V. Putin, revelar las deficiencias históricas de Rusia se considera cada vez más antipatriótico. Con el gobierno en silencio sobre lo que sucedió exactamente, una teoría diferente ha ganado terreno: Quizás fueron agentes occidentales los que liberaron deliberadamente esporas de ántrax para socavar el régimen comunista.

“El concepto de verdad, de hecho, es muy complicado”, dijo Lev Grinberg, un patólogo de Ekaterimburgo que conservó en secreto pruebas de la verdadera naturaleza del brote en 1979. “Los que no quieren aceptar la verdad siempre encontrarán formas de no aceptarla”.

Oleg Matsnev contribuyó a la investigación.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.