Cultura

El Principito para posmodernes

26/10/2018

Escrito por:

El Principito para posmodernes

Continúan las adaptaciones para hipersensibles reinterpretando, en este caso el clásico de El Principito, para que encaje en la cosmovisión posmoderna actual.

El Principito es una novela corta y la obra más famosa del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry, cuyo nombre original es Le Petit Prince y fue publicada en 1943. Es uno de los 100 libros del siglo según Le Monde, aún así esta obra ha sufrido una “adaptación inclusiva” pues alguien ha decidido que el discurso del libro es inaceptable en estos tiempos.

Ahora La Principesa’ se puede comprar por internet, una adaptación (pero que mantiene la firma de Saint-Exupéry…) con mujeres como protagonistas siendo su cuota de aparición mayor (desigual a un 60%-40%) que la del sexo opuesto. Una obra que vio la luz en la II Guerra Mundial cuando nadie se planteaba las cuotas de representación por sexo en los personajes ni la hipersensibilidad hacia el tratamiento de los animales, como otro de los cambios en el escrito en el que la mítica serpiente que se había comido un elefante se “adapta” por un volcán para no herir la sensibilidad de nadie.

La literatura es una forma de conocer las sociedades del pasado, sociedades que para la gran mayoría trataban a mujeres, minorías u otros colectivos de manera lamentable, y conociendo la historia de la humanidad ¿no sería mejor ver estas obras con la perspectiva de lo que se ha conseguido en vez de fiscalizarlas y conocer nuestro pasado para no volver a repetirlo?

Cambiar el sexo, orientación sexual o raza de los personajes, de El Principito o cualquier otra obra, no facilita la interpretación, la identificación con el protagonista ni hace que sea más o menos racista, sexista u homófoba la misma. El Principito por cierto, no es la única obra “reorientada” que se ha publicado, también se puede encontrar a la venta La casa de Bernardo Alba: Reorientación de la obra de Lorca, con Federico en el papel de Adela en Amazon.

Aquí se puede ver el vídeo de presentación para su crowdfunding que comienza con un “Literatura Universal para todas” añadiendo un “Si no puedo leer no es mi revolución” como si fuera necesaria una versión especial y más amable de una obra literaria para que las mujeres puedan comprenderla, y en cuya adaptación además no encontrarás referencias a la raza, país o religión para conseguir “universalidad”.

Para ver más entradas sobre Cultura en LibreRed pulse aquí.

Rocío García (Algeciras, Cádiz, 27 de septiembre de 1979). Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, residió en Caracas, Venezuela, durante 3 años como periodista freelance.