Norteamerica

El plan de EEUU contra la ‘propaganda’ rusa, china e iraní

08/11/2018

Escrito por:

El plan de EEUU contra la ‘propaganda’ rusa, china e iraní

El plan de EEUU contra la ‘propaganda’ consiste en dedicar 40 millones de dólares en el combate de la desinformación y propaganda extranjera, incluidas Rusia, China e Irán, según declaró a los periodistas el pasado martes el representante del Departamento de Estado, Robert Palladino.

“A finales de septiembre, Global Engagement Center, ha transferido 40 millones para apoyar iniciativas de combate a la desinformación y propaganda difundidas por otros Estados, que reforzará otros esfuerzos en la lucha contra la desinformación rusa, iraní y china , dirigida al público internacional”, afirmó el oficial estadounidense.

Palladino añadió que este plan de EEUU contra la ‘propaganda’ contempla la implementación de tecnologías de “aviso anticipado sobre desinformación extranjera”, así como el análisis de la desinformación publicada y el desarrollo de los vínculos con la prensa para “profundizar esa desinformación”.

Este acuerdo de los departamentos de Estado y Defensa que con la ayuda del sector privado, intentarán contener esta ‘propaganda’ es “crucial para garantizar que continuamos una respuesta agresiva a la influencia maligna y la desinformación y que podemos conseguir con una colaboración más profunda con nuestros aliados, Silicon Valley, y otros en esta lucha”, señaló anteriormente el subsecretario de Estado, Steve Goldstein.

“No debemos tomar meramente una postura defensiva, también necesitamos estar a la ofensiva”, añadió Goldstein.

Washington acusó a Rusia, en varias ocasiones, de haber interferido en las elecciones norteamericanas por medio de manipulación de informaciones en internet y de su “máquina de propaganda”. Moscú clasifica esas acusaciones de infundadas y apunta al hecho de que EEUU nunca ha reforzado sus declaraciones con pruebas.

Rocío García (Algeciras, Cádiz, 27 de septiembre de 1979). Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, residió en Caracas, Venezuela, durante 3 años como periodista freelance.