Deporte

El danés Christian Eriksen se desplomó en el campo. Se encuentra despierto y reactivo.

21/06/2021

Escrito por:

El danés Christian Eriksen se desplomó en el campo. Se encuentra despierto y reactivo.


El centrocampista danés Christian Eriksen se desplomó sobre el terreno de juego al final de la primera parte del partido de su equipo contra Finlandia en la Eurocopa 2020 el sábado, un momento aterrador que se produjo ante un estadio lleno de aficionados y que se retransmitió en directo a una audiencia televisiva mundial.

Eriksen recibió tratamiento inmediato en el césped donde había caído, y estaba despierto cuando abandonó el estadio en una camilla unos 20 minutos después. Los organizadores del torneo informaron de que su estado se había “estabilizado”.

La federación de fútbol de Dinamarca informó de que estaba despierto y que sólo se había permitido reanudar el partido después de que sus compañeros de equipo se aseguraran de que estaba “bien.”

La UEFA suspendió el partido, que estaba a punto de llegar al descanso, durante más de una hora después de que Eriksen resultara herido. Pero más tarde dijo que el partido se reanudaría a petición de ambos equipos, y los jugadores -aliviados de que su compañero y amigo pareciera estar bien, pero algunos de ellos todavía enjugándose las lágrimas- volvieron pronto al campo.

Antes, los finlandeses se pusieron en pie y aplaudieron a sus rivales daneses cuando volvieron al campo para reanudar el partido.

Poco más de 90 minutos después de que Eriksen cayera al suelo, el juego se reanudó. Finlandia ganó por 1-0. La victoria fue la primera en un campeonato importante para su selección nacional -Finlandia nunca había jugado antes en la Copa del Mundo o en la Eurocopa-, pero sus celebraciones se vieron atenuadas por los acontecimientos del día.

Eriksen estaba cerca de la línea de banda, esperando recibir un saque de banda, en el minuto 42, cuando tropezó y cayó hacia delante. Los jugadores de ambos equipos se dieron cuenta de inmediato de que había problemas, se precipitaron hacia él y pidieron frenéticamente a los entrenadores que acudieran en su ayuda.

Los jugadores daneses, algunos de ellos llorando y otros rezando, formaron entonces un círculo para proteger a Eriksen de la vista mientras los equipos médicos le administraban cuidados urgentes.

En un momento dado, las imágenes de televisión mostraron a un entrenador realizando compresiones torácicas a Eriksen. El director de la federación, Peter Moeller, declaró a la emisora nacional danesa DB que Eriksen había recibido un “masaje cardíaco” en el campo.

La UEFA, organizadora del torneo, suspendió inmediatamente el partido y posteriormente tuiteó que Eriksen había sido trasladado al hospital y “estabilizado.” La asociación de fútbol de Dinamarca anunció que Eriksen fue “despierto y sometido a más exámenes.”

El incidente ocurrió en el minuto 43 de un partido sin goles. El juego se suspendió y ambos equipos abandonaron el campo.

Sin embargo, poco más de una hora después del incidente, la UEFA anunció que el partido se reanudaría “tras la petición de los jugadores de ambos equipos.”

Los equipos volvieron al campo para calentar y luego jugaron los últimos cuatro minutos del primer tiempo. Mathias Jensen sustituyó a Eriksen en el centro del campo de Dinamarca. A los quince minutos de la segunda parte, Finlandia se adelantó con un gol de cabeza de Joel Pohjanpalo.

En el interior del estadio, durante el retraso, los aficionados que esperaban las novedades durante la suspensión parecían unirse en la preocupación por Eriksen, y en un momento dado lanzaron cánticos de ida y vuelta entre sus respectivas secciones de animación.

Cuando los aficionados finlandeses corearon “Cristiano”, sus homólogos daneses respondieron con “Eriksen”.

Antes, los entrenadores y los equipos médicos habían trabajado con Eriksen en el campo -a sólo unos metros de una grada abarrotada de aficionados daneses- durante casi 20 minutos antes de trasladarlo a una camilla y sacarlo del campo. Al salir, Eriksen parecía estar despierto en la camilla, apoyando su mano en la frente.

El colapso de Eriksen y el tratamiento posterior dejaron al público del estadio Parken de Copenhague casi en silencio, y a los jugadores de Dinamarca luchando por ocultar sus emociones. El capitán de Dinamarca, Simon Kjaer, permaneció al lado de su compañero hasta que llegó la ayuda. Él y el portero Kaspar Schmeichel se desplazaron entonces al centro del campo para consolar a la compañera de Eriksen, Sabrina Kvist Jensen, que se había precipitado hacia los paneles publicitarios situados frente a las gradas.

Eriksen, de 29 años, que juega en el Inter de Milán, campeón de Italia, es un fijo de Dinamarca desde hace más de una década. Llevó a la selección al Mundial de 2018, donde llegó a los octavos de final, y fue titular con el Tottenham Hotspur en el campeonato de clubes más importante de Europa, la final de la Liga de Campeones, en 2019.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.