Europa

La extrema derecha francesa sufre un revés en la primera vuelta de las elecciones regionales

21/06/2021

Escrito por:

La extrema derecha francesa sufre un revés en la primera vuelta de las elecciones regionales


PARÍS – El domingo, los votantes franceses infligieron un fuerte revés al partido de extrema derecha Agrupación Nacional en la primera ronda de las elecciones regionales a nivel nacional, lo que frustró las esperanzas de Marine Le Pen de convertir el voto en un trampolín para la carrera presidencial del próximo año.

Un partido de centro-derecha, Les Républicains, pareció consolidar su dominio en el país, posicionándose como un fuerte retador del presidente Emmanuel Macron, cuyo partido centrista quedó rezagado en todas las regiones.

Las agencias de sondeo estimaron el domingo que Les Républicains habían sacado ventaja en seis de las 13 regiones continentales de Francia, capturando alrededor del 30 por ciento de los votos en todo el país. Por el contrario, la Agrupación Nacional se situó en primer lugar en una sola región y recibió el 20% de los votos.

Se trata de un fuerte descenso respecto a los resultados de la primera vuelta de las anteriores elecciones regionales de 2015, cuando la Agrupación Nacional quedó primera en seis regiones.

“Es una decepción, sin duda”, dijo Louis Aliot, una de las principales figuras del partido, a la televisión France 2 minutos después de que se dieran a conocer los resultados.

La votación del domingo estuvo marcada por un récord de participación.

Aproximadamente el 34% de los votantes emitieron su voto, lo que significa que unos 30 millones de personas se quedaron fuera. En las últimas elecciones regionales, la participación fue del 49%, mientras que hace dos décadas era de casi el 70%.

Aunque las elecciones regionales en Francia rara vez tienen un alto valor político, las de este año se consideraron un indicador de la carrera presidencial que se avecina. La Sra. Le Pen había enmarcado sin reparos el concurso como un ensayo general para las elecciones de 2022, en las que probablemente será la principal contrincante del Sr. Macron.

Varios líderes de Les Républicains también han contado con las elecciones regionales para dar impulso a una posible candidatura presidencial.

La campaña política -que se retrasó un año a causa de la pandemia- ha estado marcada por actos de violencia contra dirigentes políticos, cartas de militares advirtiendo de una inminente guerra civil y discursos incendiarios que alimentan las crecientes guerras culturales de Francia.

“Vemos una creciente polarización de la sociedad, debates agresivos, una dimensión extremadamente friccional e incendiaria”, afirmó Bruno Cautrès, politólogo del Centro de Investigación Política de la universidad Sciences Po de París.

La segunda ronda de votaciones del próximo domingo determinará los resultados finales, y los cambios en la participación entre las dos rondas podrían cambiar el impulso a favor de uno u otro partido. Sin embargo, el centro-derecha parece estar en camino de obtener fuertes ganancias.

En la región septentrional de Hauts-de-France, el candidato de Les Républicains, Xavier Bertrand, se adelantó el domingo con el 43% de los votos. Su principal contrincante, Sébastien Chenu, de la Agrupación Nacional, quedó en segundo lugar con solo el 24% de los votos, unos 16 puntos menos que en 2015.

El Sr. Bertrand, que es el candidato titular, dijo en una conferencia de prensa que había roto “las mandíbulas de la Agrupación Nacional, su demagogia, sus propuestas estériles, su intolerancia.”

El Sr. Bertrand ya ha anunciado su candidatura a la presidencia, y la votación del domingo parece que dará un impulso a su campaña.

Por el contrario, los resultados en la región de Hauts-de-France dejaron claro el fracaso del partido de Macron, La République en Marche, para echar raíces a nivel local. El partido sólo obtuvo el 8,5% de los votos, lo que le dejó fuera de la siguiente ronda de votaciones. (Los partidos necesitan al menos el 10% de los votos para clasificarse).

En la mayoría de las regiones, el partido centrista de Macron quedó en tercer o cuarto lugar, por detrás de los partidos mayoritarios de la derecha y la izquierda. Ello supuso un golpe para las ambiciones de Macron de dejar de lado a los viejos partidos tradicionales del país en favor de su joven movimiento político, que está a caballo entre la derecha y la izquierda.

“Para nosotros, es una bofetada en la cara”, dijo Aurore Bergé, legisladora de La République en Marche, a France 2.

Pascal Perrineau, profesor de ciencias políticas en Sciences Po, dijo que la votación del domingo “demuestra que el viejo mundo no ha muerto en absoluto”, y añadió que ha colocado al centro-derecha francés como primera fuerza política de Francia.

Entre las seis regiones continentales en las que Les Républicains estuvieron a la cabeza se encuentra la región de París, donde obtuvo el 34% de los votos. La izquierda se impuso en cinco regiones, con una media del 25% de los votos en cada una de ellas.

La única región en la que la Agrupación Nacional estuvo a la cabeza en la primera vuelta fue la región meridional de Provenza-Alpes-Costa Azul, o PACA, donde obtuvo alrededor del 35 por ciento de los votos.

“Si es posible que la extrema derecha gane en PACA”, dijo Olivier Faure, líder del Partido Socialista, pedirá al candidato de su partido que se retire de la carrera en la segunda vuelta para evitarlo.

En 2015, la Agrupación Nacional se adelantó en seis regiones en la primera ronda, pero finalmente fue derrotada en las seis en la segunda vuelta, ya que otros partidos competidores formaron alianzas para alejar a la extrema derecha del poder.

La Sra. Le Pen ha intentado suavizar la imagen de su partido en los últimos años para ganar nuevos adeptos que, hasta ahora, trataban de bloquear la llegada al poder de la extrema derecha votando al partido mayoritario mejor posicionado en unas elecciones, un fenómeno conocido como “frente republicano.”

El “frente republicano” empezó a desmoronarse en las elecciones municipales del año pasado, cuando el partido de Le Pen se hizo con Perpiñán, la primera ciudad de más de 120.000 habitantes que cayó en manos de la extrema derecha. La Sra. Le Pen esperaba que las elecciones de este mes aceleraran aún más esos avances.

Nicolas Lebourg, politólogo, dijo que la votación del domingo fue un “revés significativo” para el partido de Le Pen y un golpe a su estrategia de normalización. “Todo este relato se ha roto, y esto es muy molesto para Marine le Pen”, dijo.

La Sra. Le Pen dijo que la verdadera causa de los malos resultados de su partido era la falta de participación de los votantes.

“Si queréis que las cosas cambien, tenéis que votar”, dijo en un discurso el domingo. “Todo es posible, si os decidís a hacerlo”.

En Francia, donde la mayoría de los poderes están centralizados, los consejos regionales tienen poca influencia en las políticas a largo plazo, por lo que algunos votantes consideran que las elecciones regionales no tienen sentido. Los consejos supervisan los proyectos de infraestructuras locales, como los institutos, las redes de transporte interurbano o los parques naturales regionales, pero apenas tienen voz en cuestiones importantes como la seguridad.

Pero la campaña de este año ha tenido una resonancia especial.

Reflejaba la naturaleza cambiante del panorama político francés, que en los últimos meses se ha inclinado cada vez más hacia la derecha en medio de acalorados debates sobre seguridad, inmigración y extremismo religioso.

En la región de Hauts-de-France, el Sr. Bertrand endureció cada vez más sus posiciones en materia de seguridad y justicia para evitar la amenaza de su contrincante de extrema derecha. Y el Sr. Macron también ha estado persiguiendo a los votantes de la derecha durante varios meses, impulsando proyectos de ley sobre seguridad y extremismo islamista.

El Sr. Macron emprendió recientemente una gira política de seis semanas por Francia en un esfuerzo por reconectar con los franceses mientras salen de la crisis del coronavirus. Parecía ser un primer paso en su esperada campaña de reelección de 2022.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.