Europa

Bielorrusia se enfrenta a la ampliación de las sanciones de la UE y EEUU

21/06/2021

Escrito por:

Bielorrusia se enfrenta a la ampliación de las sanciones de la UE y EEUU

En respuesta a la detención el mes pasado de un joven periodista de la oposición, Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña y Canadá unieron sus fuerzas el lunes para imponer nuevas sanciones al gobierno del presidente de Bielorrusia, Aleksandr G. Lukashenko, por sus abusos de los derechos humanos.

«Estamos unidos en nuestra profunda preocupación por los continuos ataques del régimen de Lukashenko contra los derechos humanos, las libertades fundamentales y el derecho internacional», dijeron los cuatro en una declaración conjunta.

«Nos comprometemos a apoyar las aspiraciones democráticas del pueblo bielorruso, reprimidas desde hace tiempo, y nos mantenemos unidos para imponer costes al régimen por su flagrante desprecio de los compromisos internacionales», afirmaron.

Pidieron a Lukashenko que pusiera en libertad a todos los presos políticos y que «entablara un diálogo político amplio y genuino» con la oposición democrática y la sociedad civil.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, reunidos en Luxemburgo, también votaron el lunes a favor de golpear a importantes sectores de la economía bielorrusa -la banca, el petróleo y el tabaco y, sobre todo, la industria de la potasa-, lo que representa un esfuerzo por ampliar el castigo penalizando a las organizaciones y no sólo a los individuos responsables de la represión. Se espera que estas sanciones sectoriales sean confirmadas por los Jefes de Estado y de Gobierno europeos, que se reunirán a finales de esta semana.

El movimiento coordinado no implica sanciones idénticas, sino que pretende tener un mayor impacto sobre el Sr. Lukashenko mostrando un frente unido.

«Aprobaremos el paquete de nuevas sanciones, que es un paquete más amplio», dijo Josep Borrell Fontelles, jefe de la política exterior de la Unión Europea. Dijo que 86 personas y organizaciones serían objeto de una prohibición de viajar a la Unión Europea y de la congelación de activos.

Así que, en total, unas 166 personas y 15 entidades de Bielorrusia están ahora bajo sanciones de la UE.

«No utilizamos las sanciones económicas al principio porque sabemos que afectan a todo el mundo, porque afectan a la economía», dijo el Sr. Borrell. Pero también dijo que Bruselas estaba preparada para una quinta ronda de sanciones si fuera necesario.

Los europeos impusieron rondas anteriores de sanciones después de que Lukashenko se proclamara vencedor de la reelección en unos comicios celebrados en agosto que se consideraron fraudulentos y aplastara un levantamiento popular. Pero la última ronda fue incitada por la detención de Roman Protasevich, un joven periodista disidente que fue fundamental para informar y coordinar las protestas del año pasado.

El Sr. Protasevich, de 26 años, y su novia, Sofia Sapega, de 23, fueron detenidos el 23 de mayo después de que el gobierno bielorruso obligara a aterrizar en Minsk a un avión de pasajeros que volaba entre Grecia y Lituania, ambos Estados miembros de la Unión Europea, alegando que había una bomba a bordo.

Desde su detención, el Sr. Protasevich – visiblemente magullado, a pesar del grueso maquillaje – ha sido escuchado y visto en grabaciones y en conferencias de prensa en las que ha elogiado al Sr. Lukashenko con voz apagada.

La lista de sanciones incluye a jueces y fiscales que han participado en la condena de los manifestantes, a miembros del Parlamento y del gobierno, y a funcionarios de las fuerzas del orden y ejecutivos de empresas asociados al gobierno.

El lunes por la mañana, los ministros de Asuntos Exteriores y Svetlana Tikhanovskaya, líder de la oposición bielorrusa, se reunieron durante el desayuno. Tras esa reunión, Heiko Maas, ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, dejó claro que la Unión Europea adoptaría un enfoque más amplio, y no sólo impondría sanciones a individuos.

El bloque ahora, dijo, «se pondrá a trabajar en las áreas económicas que son de especial importancia para Bielorrusia y para los ingresos del régimen».

El Sr. Maas dijo que los 27 Estados miembros estaban unidos en cuanto a las nuevas sanciones. «Queremos dejar muy, muy claro a Lukashenko que no hay vuelta atrás», dijo.

Jean Asselborn, Ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, abogó por las sanciones a las exportaciones de potasa, calificándolas de cruciales.

«La palabra clave, creo, es ‘potasa'», dijo. «Sabemos que Bielorrusia produce mucha potasa -es uno de los mayores proveedores a nivel mundial- y creo que perjudicaría mucho a Lukashenko si logramos algo en este ámbito».

Las exportaciones de potasa, importante para los fertilizantes, son una importante fuente de divisas para Bielorrusia; la empresa estatal Belaruskali dice que produce el 20% del suministro mundial.

La agencia de estadísticas de la UE afirma que el año pasado el bloque importó de Bielorrusia productos químicos, incluida la potasa, por valor de 1.500 millones de dólares, así como más de 1.200 millones de dólares en petróleo crudo y productos relacionados, como combustibles y lubricantes.

Las sanciones al sector financiero incluirán la prohibición de nuevos préstamos, de inversiones por parte de inversores de la Unión Europea que quieran comerciar con valores o comprar bonos a corto plazo en Bielorrusia, y de servicios de inversión de bancos del bloque. También terminarán los créditos a la exportación de la UE.

Austria, que tiene importantes intereses bancarios en Bielorrusia a través del Raiffeisen Bank, se había opuesto a las sanciones financieras, insistiendo en que no perjudicaran a los bielorrusos de a pie, pero finalmente las aceptó.

«Con este acuerdo, la UE envía una señal clara y específica contra los insoportables actos de represión del régimen bielorruso», declaró el viernes el Ministerio de Asuntos Exteriores austriaco en un comunicado.

Desde el año pasado, la Unión Europea ya ha impuesto tres rondas de sanciones a individuos bielorrusos, incluido el Sr. Lukashenko. Tras el secuestro, la Unión Europea prohibió a las compañías aéreas bielorrusas entrar en su espacio aéreo y pidió a las compañías europeas que no sobrevolaran Bielorrusia.

Sin embargo, ha habido pocos indicios de que las sanciones hayan modificado la política o el comportamiento del gobierno de Lukashenko.

Preguntado el lunes por la mañana sobre lo que se espera que consigan estas sanciones, el Sr. Borrell, jefe de la política exterior del bloque, dijo que las nuevas sanciones aumentarían la presión para el cambio.

«Las sanciones son una forma de presionar al gobierno de Bielorrusia», dijo. «Y éstas van a dañar la economía de Bielorrusia, fuertemente. ¿Qué esperas cuando castigas algo? Que cambie su comportamiento».

Por separado, los líderes europeos renovaron el lunes las sanciones contra Rusia en respuesta a la anexión de Crimea y Sebastopol de Ucrania, prorrogándolas un año más.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.