Deporte

En la Eurocopa 2020, un recordatorio de que lo bueno puede ser grande

18/06/2021

Escrito por:

En la Eurocopa 2020, un recordatorio de que lo bueno puede ser grande


Los jugadores de Dinamarca apenas habían dejado de correr. Durante 10 minutos, habían perseguido a la brillante alineación de Bélgica sin piedad, sin descanso, corriendo por el campo del estadio Parken con una energía feroz y frenética. Y entonces, en cuanto el reloj marcó las 10, se detuvieron, se pusieron de pie y aplaudieron. Y los aficionados aplaudieron con ellos.

No es del todo cierto decir que el destino de la campaña de Dinamarca en la Eurocopa 2020 no importa, que lo que le ocurrió a Christian Eriksen el pasado sábado ha hecho que todo sea irrelevante. Es algo secundario, por supuesto, comparado con la salud de Eriksen, pero no convierte en inhumanos a los aficionados presentes en el estadio de Copenhague el jueves por querer que su equipo gane. No convierte a los jugadores en monstruos por estar decepcionados porque, a pesar de una animada primera parte, acabaron perdiendo ante Bélgica.

El fútbol da lo mejor de sí en sus momentos más oscuros. Las muestras de preocupación y afecto tras el desgarrador y aterrador colapso de Eriksen fueron -a pesar de la intensa oscuridad de las circunstancias- alentadoras. Los jugadores, los directivos y los aficionados dejaron a un lado las lealtades tribales y nacionales para brindar su apoyo. Tal vez sea lo más decente, pero aún así: los clubes que ofrecieron sus pensamientos y oraciones no tuvieron que decir nada, así que incluso una pequeña amabilidad debería ser digna de elogio.

Pero el fútbol también tiene una tendencia, en esos momentos, a restarle importancia, a insistir en su propia irrelevancia, como si en las circunstancias más extremas nos permitiera a todos vislumbrar el gran secreto que se esconde detrás de la cuarta pared: que todo esto no es más que un juego, que todos formamos parte de un gran engaño mutuo y autosuficiente, que nada de esto importa realmente.

Eso es y no es cierto. Es posible preocuparse mucho más por la salud de Eriksen que por la clasificación de Dinamarca, pero ambas cosas no tienen por qué excluirse mutuamente. Parte de la razón por la que Eriksen significa tanto para tanta gente es porque el fútbol sí importa; porque les ha proporcionado placer y ha destacado en algo que no sólo les importa a ellos, sino también a él.

Rubén Molina (Málaga, España, 3 de septiembre de 1983) es periodista y escritor español que en la actualidad ocupa el cargo de adjunto a la dirección del diario LibreRed.