La OTAN opta por la ocupación de los llamados “países canalla”

Anders Fogh Rasmussen, Secretario General de la OTAN

Anders Fogh Rasmussen, Secretario General de la OTAN

Según los manuales de economía política las crisis económicas capitalistas sólo pueden ser transcendidas con la destrucción de fuerzas productivas, es decir, con el ensañamiento de las fuerzas de trabajo (masas trabajadoras), con el cierre de fábricas y usinas productivas y con las guerras imperialistas.

El asunto de superar o no estas terribles tragedias implican dos cuestiones, o el advenimiento de un nuevo ciclo económico largo de prosperidad y avance o el estallido de las revoluciones proletarias.

Pero, sobre lo último (guerras imperialistas), las abstracciones marxistas han sido muy claras: señalaron que las guerras imperialistas, en esencia, eran guerras de saqueo y pillaje (rapiña). Esto les fue plenamente confirmado tras lo sucedido con la Segunda Guerra Mundial.

Ahora el mundo desde inicios del presente milenio empieza a presentar estas mismas características. Y, están presentes en lo siguiente: primero, en los altos índices de desempleo, incluso, con manipulaciones estadísticas.

Segundo, en las destrucciones de fábricas y usinas productivas, sobre todo, en Norteamérica con la deslocalización de centenares de industrias hacia los países asiáticos, Europa del Este con el desmantelamiento y descapitalización de sistemas productivos por los grupos occidentales, Europa occidental también con la deslocalización y Japón con la imposición de normas lesivas a su desarrollo (Acuerdo Plaza) y también con destrucción de fuerzas productivas con sismos y catástrofes nucleares.

Y, tercero, para completar este dramático cuadro mundial, con la aparición del espectro del militarismo estadounidense que por el momento empieza a mostrarse como una ofensiva militarista en varias regiones del planeta.

En efecto ahora EEUU está involucrado en varios conflictos de agresión: Afganistán, Irak, Palestina y Libia. También en: Somalia, Yemen, Colombia, etc.

Y, guerras de baja intensidad, en casi todas las regiones del planeta. En esto se incluye éstas últimas acciones (Oriente Medio y Norte de África), primero de baja intensidad y, luego, abiertas operaciones militares en Libia (1).

Y, de acuerdo a las nuevas provocaciones informativas de los medios occidentales, los riesgos de una intervención militar ahora están batiéndose con fuerza sobre Siria, Líbano, Zimbabwe y Myanmar, sin olvidar, por supuesto, a Irán y las provocaciones en la península coreana, en este caso, dirigidas fundamentalmente contra la República Popular democrática de Corea (RPDC).

Al parecer, ante la vacilación momentánea de China y Rusia, incluso con inacción del Conglomerado de Shangai (OCS), el militarismo estadounidense habría optado por la ocupación definitiva de los llamados “países canallas”.

En lo inmediato el arma favorita son sus bandas paramilitares establecidas en todas estas regiones. Mientras escribo estas notas hay fuertes provocaciones de estas bandas paramilitares en Siria. Al Jazeera juega un papel muy importante en esto.

Objetivos centrales de las operaciones militaristas en los países árabe-musulmanes y el norte de África

Pueden señalarse los siguientes: primero, el petróleo (saqueo) que según los análisis muestran que Libia es el mayor productor de petróleo en África, superior a Nigeria y Argelia. Es uno de los 10 mayores productores del mundo. Además, según algunas notas, tendría un 3.5 % de las reservas mundiales del petróleo, ojo, probadas, y que antes los técnicos estadounidenses habrían escondido deliberadamente.

Segundo, el control de la fabulosa banca árabe (pillaje) edificada sobre la base de los cuantiosos ingresos de la venta del petróleo. En efecto, no es una casualidad, por ejemplo, en el caso de Túnez, tras la imposición de la nueva administración, lo primero que se hizo fue la intervención del banco Banque Zitouna de Saker El-Materi, yerno del presidente defenestrado Ben Ali (2).

Y, en el caso de Libia, aparte del petróleo, el botín más apreciable del momento seria, nada más y nada menos, la apropiación de unos 160.000 millones de dólares (otro pillaje) en efectivo que aparentemente estarían en este país (3).

Las notas indican que el gobierno libio no habría confiado en los bancos extranjeros y consecuentemente estaría manteniendo en su poder ese fabuloso efectivo. Entonces esto explicaría las desesperaciones de occidente por ocupar este país.

No olvidemos que para cumplir con estos objetivos las fuerzas militaristas estadounidenses han utilizado, en un primer momento, a sus fuerzas paramilitares (barras bravas y pandillaje) construidas con antelación en toda esta región y que estaban inmersos en lo que hemos denominado correctamente como guerras de baja intensidad.

Por supuesto esto ahora se ha reconfigurado, primero en abiertas operaciones militaristas de occidente (la OTAN contra Libia) y en abiertas repulsas de las masas contra la ingerencia imperialista y las provocaciones de las bandas paramilitares (Bahrein, etc.).

Entonces lo de Libia es un nuevo frente de guerra impuesto por las fuerzas militaristas estadounidenses. Las fuerzas armadas libias han dicho claramente que aquí la guerra será prolongada. Esto es muy a pesar de algunas características desventajosas presentadas por Libia, entre otras, la desvinculación de la administración Gaddafi con el pueblo libio y su geografía, sobre todo, desértica. La resistencia, de seguro, será muy fuerte en este país.

Y, con esto los frentes de guerra han empezado a extenderse en el mundo. Lo señalamos más arriba. Entonces el militarismo estadounidense se hace cada vez muy notorio a ojos y vistas del mundo entero. Sin olvidar, por supuesto, que los espectros de la nueva geoestrategia mundial empiezan a batirse también con fuerza.

Es lamentable la actuación de Francia y Reino Unido. Es sorprendente la actuación de estos dos países en este conflicto. Como se recordará el 2 de noviembre de 2010 estos países habían llegado a importantes acuerdos en materia de cooperación militar.

Exactamente se trataba de acuerdos para compartir instalaciones militares de ensayo nuclear y uso de portaaviones. Y, según los entendidos, todo fue por disminuir costos. Ahora olvidándose de semejantes precariedades han encabezado estas costosas operaciones, por supuesto, junto con EEUU. Obviamente deben tener sus razones.

También lamentable la actuación de los BRICS. Titubearon. Increíble. Aunque luego hicieron saber sus inconformidades respecto a la misma resolución 1973. Pero ya era muy tarde.

El Primer Ministro de Rusia, Vladimir Putin fue muy duro al calificar estás operaciones militares contra Libia. Dijo así: “La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para Libia es un documento deficiente. Lo permite todo. Se parece a un llamamiento medieval a realizar una cruzada. De hecho autoriza la intervención extranjera en un país soberano” (4). China también se pronunció en contra de esta sangrienta intervención.

Los vaivenes del Hezbollah. Increíble, Líbano ha sido uno de los patrocinadores en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del acuerdo de la “zona de exclusión aérea” sobre Libia.

Es decir, un país también en peligro de intervención imperialista haciendo el juego al militarismo estadounidense pidiendo la intervención militar sobre Libia.

Por cierto, hay incongruencias en la política de Hezbollah. Seyyed Nassarallah dijo refiriéndose a estos hechos lo siguiente: “Un grupo de hombres y mujeres se levantaron y se les hizo frente con balas; le fue impuesta una guerra a la revolución popular. Lo que está teniendo lugar en Libia es una guerra impuesta por el régimen libio contra un pueblo que estaba pidiendo pacíficamente el cambio, este pueblo se vio obligado a defenderse y la guerra estalló en el este y el oeste, con aviones, lanzadores de cohetes y artillería…Estos graves crímenes deben ser condenados y el pueblo revolucionario de Libia debe ser ayudado para que triunfe en su lucha” (5).

La desesperación de occidente antes del inicio de las operaciones militares

Esto se vio claramente cuando el gobierno libio avanzaba en el control de sus ciudades, sobre todo, de Bengasi. Hillary Clinton, Secretaria de Estado estadounidense, exigía la actuación inmediata de las fuerzas militares extranjeras sobre este país.

Igual fue la actitud asumida por el presidente francés, Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico, David Cameron. Asombroso, todos los eslabones del poder mundial estuvieron al unísono en este asunto.

Y, teniendo en cuenta las situaciones desesperadas de estas burguesías agresoras, la intervención militar sobre Libia debe ser rápida (guerra relámpago) de lo contrario Europa pagará las consecuencias en el desabastecimiento del petróleo.

No olvidemos que el 85 % del petróleo libio está orientado a esta región. Y, de momento, por lo que se está observando, de hecho, el tiempo está corriendo a favor de Libia porque en primer lugar el acuerdo del Consejo de Seguridad de la ONU (resolución 1973) no contempla la intervención terrestre.

Aunque, de cierto, del militarismo estadounidense se puede esperar de todo. En efecto, después de las discusiones en torno al comando de dirección en el que incluso Francia estaba en contra, las fuerzas estadounidenses han proclamado finalmente la participación de la OTAN (21-03-2011).

Al parecer esto se habría originado a causa de una supuesta debilidad en el inicio de las operaciones militares. Ahora EEUU se ha impuesto, como siempre, y la OTAN ingresa a comandar estas acciones. Entonces se entiende que a partir de aquí los ataques serán más contundentes y mortíferos.

Sin embargo EEUU teme a la opinión pública internacional. Hay tres hechos que demuestran esto: primero, su desesperación por lograr el acuerdo de una “zona de exclusión aérea” desde el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En realidad EEUU tuvo miedo de ir sólo a la invasión. Esperó en todo momento involucrar a una mayor cantidad de países. Ahora esto se refuerza con el ingreso de la OTAN en el conflicto.

Segundo, las prensas occidentales maniobraron fuertemente indicando que Francia y Reino Unido estaban encabezando las operaciones en Libia pero sin poder esconder la andanada de misiles Tomahawks que se estaban disparando desde navíos de combate estadounidenses convenientemente estacionados en el Mediterráneo. En realidad el comando operativo de las acciones militares estaba en manos del general Carter Ham jefe del Comando AFRICOM, de las fuerzas armadas estadounidenses con sede en Stuttgart, Alemania.

Tercero, al momento de iniciarse las operaciones militares se ubicó convenientemente al presidente estadounidense Barack Obama en Brasil como para mostrar a la opinión pública mundial que EEUU no estaba a la cabeza de estás operaciones, incluso CNN le hizo una gran cobertura emitiéndole el discurso completo que dio en este país. Indudablemente fueron tácticas de guerra.

El arsenal militar de EEUU contra Libia

Submarinos: USS Florida, Providencia y Scranton. Destructores con misiles teleguiados: USS Barry yStout. Buque de asalto anfibio: USS Kearsarge. Buque de transporte anfibio: USS muelle de Ponce. Buques de la VI flota del Mediterráneo, entre ellos, USS Mount Whitney (buque insignia de ésta VI flota). Bombarderos B-2 Stealth espiritu, AV-8B Harrier II, aviones EA-18G Growler de guerra electrónica, etc.

A todo este fabuloso arsenal se sumarían las de Reino Unido, Francia, Canadá, Noruega, Bélgica, España, Dinamarca y Qatar (6). Y, por supuesto, ahora último el arsenal completo de la OTAN.

Como siempre para occidente hay guerras humanitarias que desangran a la población civil. Son asombrosas las declaraciones del Almirante Michael Mullen, Jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército estadounidense, que negaba las muertes que estaba causando su mortífera operación militar haciendo ver como que ellos estarían desarrollando una guerra humanitaria sin muertos ni heridos.

De hecho hay un buen número de bajas. No olvidemos que los misiles Tomahawks están dirigidos contra Trípoli una ciudad densamente poblada y apuntadas en primer lugar contra la población civil, puentes, mercados y hospitales para crear caos y desmoralización en las fuerzas libias. Yugoslavia y Serbia así lo testifican.

La respuesta de las fuerzas libias también habría sido contundente. Por supuesto, los monopolios de la información no hablan nada de esto. Sin embargo algunas notas que nos llegan desde Global Research indican que las fuerzas libias habrían derribado varios aviones de combate de las fuerzas agresoras, entre ellas, cinco aviones franceses, tres de Qatar, también algunos aparatos modernos del ejército estadounidense (F-15) y sus pilotos capturados como prisioneros de guerra (7).

Se entiende que el ejército libio posee una de las mejores defensas aéreas de la región, después de Egipto. Y, no olvidemos que son armamentos Rusos.

EEUU muy pronto va enfrentar una fuerte presión mundial de rechazo a esta intervención militar

Por lo pronto China y Rusia han pedido el alto el fuego. Como hemos dicho más arriba la apreciación del Primer Ministro ruso, Vladimir Putin, respecto al acuerdo de la zona de exclusión aérea ha sido muy fuerte comparándola incluso con una cruzada de tipo medioeval. Sin olvidar, por supuesto, los mensajes de India y los países del ALBA. Pranab Mukherjee, ministro de relaciones exteriores de India, en un discurso en el parlamento dijo: “ningún poder externo debe interferir en Libia” (8).

EEUU empieza a entender su descalabro en el campo informativo. Al parecer es consciente de esto, por lo menos eso está reflejado en las declaraciones que hizo la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, advirtiendo que la guerra informativa la estaba perdiendo EEUU.

En realidad la tendencia general en el mundo en cuanto a las comunicaciones es hacia las prensas digitales. Por lo demás ya es un tema que se discute con cierta regularidad en los círculos íntimos de las elites dominantes. Zbigniev Brzezinski lo ha estado tratando con alguna preocupación. Entonces no es casualidad la agresividad del ejército estadounidense en lo que se denomina el ciberespacio. Por eso hay peligro de cierre de blogs y páginas web progresistas (9).

Las notas recientes referentes a este tema indican que en EEUU las personas prefieren las informaciones provenientes del Internet que de las prensas escritas (10). Esto indudablemente es una gran preocupación para el Pentágono.

Pero prosigamos con nuestras crónicas referentes a Libia. Atroz la actuación del Secretario General de la ONU. Ban Ki-Moon va quedar ante la historia como uno de los grandes instigadores de esta sangrienta operación militar. Y, eso, siendo Secretario General de la más grande organización internacional del mundo.

Cuando las fuerzas libias estaban por tomar Bengasi, antes de las operaciones militares, estaba desesperado. Y, cuando los aviones de combate de los EEUU, Reino Unido y Francia estaban ensangrentando Trípoli, incluso con misiles Tomahawks, seguía exigiendo que Libia respete la vida de sus ciudadanos como si las fuerza libias fueran las que estaban disparando esos mortíferos proyectiles.

El presidente francés, Sarkozy, estaría en graves dificultades tras esta intervención militar contra Libia. Sus índices de aceptación habrían caído considerablemente. Cierto, desde Libia se ha oído algunas quejas que indican que habría recibido ayuda financiera en la campaña electoral en el que fue elegido presidente de la nación.

También hay fractura en la OTAN. En primer lugar Alemania ha estado en contra del establecimiento de la zona de exclusión aérea. Su abstención en el Consejo de Seguridad de la ONU así lo indica. Por otra parte Turquía, uno de los puntales de esta organización, ha manifestado su desacuerdo con la intervención militar sobre este país.

Bien, bien, entonces hemos explicado con alguna amplitud el asunto libio, pero lo más importante en esta coyuntura especial es la decisión adoptada por la administración estadounidense por la ocupación definitiva de los llamados “países canallas”.

Y, consecuentemente hay una gran preocupación mundial. Por el momento las notas indican lo siguiente: Arabia Saudita ha invadido Bahrein. Hay fuertes ataques de las fuerzas agresoras sionistas contra la población Palestina en Gaza.

Ataques en Yemen. Continúa la guerra de agresión en Irak y Afganistán. En todas ellas hay graves atentados a la dignidad humana y graves genocidios en el que casualmente no hay preocupación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ni algún pronunciamiento de la Corte Penal internacional.

Prosiguen las maniobras militares conjuntas en la península coreana entre los EEUU y la República de Corea del Sur. En Japón hay catástrofe muy grave que incluso va afectar a la economía mundial.

Y, para terminar quisiera acentuar, una vez más, en la importancia de la comprensión de lo que es el militarismo estadounidense. De seguro en los próximos meses esto va tener mucha incidencia en la vida de los hombres. Por lo pronto estamos incursos en una gran ofensiva militarista estadounidense. Esto lo tratamos con alguna profundidad en el artículo anterior: “Nueva geoestrategia mundial planteada en términos de ejes y alianzas”.

Erique Muñoz Gamarra, sociólogo, investigador y analista político peruano. Especialista en asuntos internacionales.

Notas:

1.- “EEUU en fortísima campaña de baja intensidad antes de reiniciar abiertas provocaciones militaristas”. Autor: Enrique Muñoz Gamarra. Artículo publicado el 17 de febrero de 2011.

2.- “Medio Oriente, Norte de África asalto a la riquezas acumuladas” Notas del PRT argentino y escritas por Mario Roberto Salvatierra, difundidas el 15 de marzo de 2011.

3.- “No es complot, es estrategia”. Autor: Francisco Veiga. Artículo publicado el 21 de marzo de 2011, en: www.rebelión.org 

4.- “Putin critica bruscamente la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para Libia”. Noticia publicada el 21 de marzo de 2011, en: Argenpress. Fuente: RIA NOVOSTI.

5.- “Las revoluciones árabes han sido hechas por los pueblos, no por EEUU”. Noticia publicada el 23 de marzo de 2011, en: www.rebelion.org Fuente: Al-Manar.

6.- “Libia: La guerra de la OTAN en África. El papel del comando (AFRICOM) de los EEUU”. Autor: Rick Rozoff. Artículo publicado el 20 de marzo de 2011, en: Global Research.

7.- “Libia: Empresa militar más grande desde la invasión de Irak. Acalla una operación prolongada”. Autor: Michel Chossudovsky. Artículo publicado el 20 de marzo de 2011, en: Global Research.

8.- “Batalla en Misurata” Noticia publicada el 22 de marzo de 2011, en: Al Jazeera.

9.- “Facebook elimina la cuenta del periodista cubano y colaborador de kaosenlared, Manuel David Orrio”. Noticia publicada el 23 de marzo de 2011, en: www.kaosenlared.net

10.- “La Web supera ya a la prensa escrita como fuente de información en EEUU”. Noticia publicada el 14 de marzo de 2011, en: CubaDebate.

Publicado por

, que tiene 7608 publicaciones.

One Comment on “La OTAN opta por la ocupación de los llamados “países canalla””

Trackbacks

  1. Les guerres de baixa intensitat « Casal Català Cubà de Barcelona
Esta web contiene licencia Creative Commons. Se permite la reproducción de todos sus contenidos citando la fuente original.