Las consecuencias de la invasión de Iraq: Miles de muertes y terrorismo en expansión

20 de Marzo de 2017

Las armas químicas que alegó Estados Unidos para invadir Iraq nunca fueron encontradas y la guerra impulsó la resistencia local y la actuación de grupos armados, financiados por Washington para conquistar sus intereses.

Estados Unidos y el Reino Unido invadieron Iraq entre el 20 de marzo y el 1 de mayo de 2003 en una violación flagrante del derecho internacional, con el pretexto de acabar con las “armas de destrucción masiva”, de las que nunca se encontraron rastros.

Aproximadamente medio millón de iraquíes murieron como consecuencia de la invasión y ocupación de Irak, según un grupo de investigadores de EEUU, Iraq y Canadá.

El ex primer ministro británico Tony Blair (1997 a 2007) pidió perdón por el papel que desempeñó junto con el expresidente estadounidense George W. Bush en la invasión de Iraq, admitiendo que esta guerra contribuyó a la aparición del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (Daesh, en árabe).

La justificación de la guerra

El objetivo de EEUU con la invasión era el derrocamiento de Sadam Hussein y la supuesta lucha contra el grupo terrorista Al Qaeda, apoyado, según las autoridades estadounidenses, por el Gobierno iraquí.

Otros de los argumentos que se airearon para justificar la invasión fue la supuesta existencia de armas de destrucción masiva, así como la lucha por la democracia.

Poco tiempo después se supo que en Iraq no actuaba Al Qaeda. Sin embargo, tras la caída de Sadam Hussein, según distintas estimaciones, el número de atentados aumentó siete veces tan solo en los primeros tres años, siendo Al Qaeda el grupo que se responsabilizó de los más sangrientos.

Tampoco se descubrieron armas de destrucción masiva, aunque antes de la intervención EEUU aseguraba que Iraq tenía armas nucleares y arsenales de armas químicas.

Las cifras tras la invasión son escalofriantes: Más de 460.000 iraquíes fueron asesinados. Aumentaron los cánceres y las malformaciones en la población iraquí por la contaminación radiactiva. Casi 2,7 millones de iraquíes se han visto obligados a abandonar sus hogares por la agitación y la violencia.

Muchas mujeres iraquíes, que enviudaron por la violencia o el desplazamiento, han debido practicar la prostitución para sobrevivir.

El surgimiento del grupo violento Estado Islámico (Daesh) es consecuencia directa, según expertos, de la ocupación estadounidense en Iraq.

HispanTV | Sputnik | Telesur

Deja un comentario