Grupos fascistas ucranianos buscan un colapso energético en el Donbass

14 de febrero de 2017

Grupos fascistas impiden el paso del carbón producido en Donbass, un hecho que podría dejar sin electricidad a buena parte de la región en pleno invierno.

Ucrania está al borde de un colapso energético a causa del bloqueo orquestado por grupos ultranacionalistas en las vías férreas por donde se transporta el carbón producido en Donbass, reseña Prensa Latina.

Las autoridades ucranianas reconocieron que de los 24 millones de toneladas de carbón necesarios al año para mantener en funcionamiento las termoeléctricas del país, nueve millones proceden de las minas situadas en la región de Donbass, bajo el control de las repúblicas populares de Donetsk y Lugarnsk.

Sin tomar en cuenta las consecuencias económicas y sociales de sus acciones, los grupos fascistas levantaron barricadas en las líneas de ferrocarril para impedir el paso de vagones cargados de carbón.

Además, los radicales que se enfrentaron en su momento a la policía local, también interrumpieron el paso a los escasos camiones que transportan mercancías a las repúblicas de Donetsk y Lugansk.

El director interino de la empresa Ukrenergo, Vsevolod Kovalchuk, reconoció la gravedad de la situación que se registra actualmente en una reunión del Estado Mayor Anticrisis, donde advirtió sobre la necesidad de poner fin al bloqueo de los extremistas.

“Ahora contamos con una reserva de 842.000 toneladas de carbón, mientras que a diario se necesitan unas 30.000 toneladas; por ello, apenas queda material para 40 días”, advirtió.

Por su parte, el ministro ucraniano de energía, Igor Nasalik, señaló que su entidad ya preparó una disposición para declarar el estado de emergencia energética.

Nasalik reconoció que su país puede entrar en una situación de colapso energético en un plazo de 15 días, lo cual implicaría limitaciones en el suministro de electricidad en momentos donde se registra en la zona un fuerte invierno polar que ha dejado decenas de víctimas en Europa y Asia.

Los fascistas argumentan como pretexto para realizar los bloqueos el supuesto contrabando que acompaña al paso del carbón al resto del territorio ucraniano, proveniente de Donbass.

El servicio de seguridad ucraniano calificó de ilegal la tranca y la fiscalía amenazó con condenas por esas prácticas.

Las acciones de los fascistas están en sintonía con el Euromaidán, nombre dado a una serie de manifestaciones y disturbios de índole ultranacionalista que se produjeron en Ucrania en 2014, las cuales provocaron el derrocamiento del presidente electo Víktor Yanukóvich.

Las manifestaciones fueron respaldadas por la Unión Europea y Estados Unidos. En los sectores de la oposición habían fuerzas abiertamente xenófobas, fascistas y neonazis.

Hubo una intromisión de líderes políticos europeos y de EEUU, tales como el senador John McCain y la número dos para ese entonces del Departamento de Estado, Victoria Nuland, quienes se pasearon por las calles de Kiev repartiendo alimentos, llamando a la resistencia y a derrocar al gobierno democráticamente electo.

Ciudad CCS

Deja un comentario