Camilo Torres Restrepo y el legado Latinoamericano

Al cumplirse el 45 aniversario de la muerte heroica de Camilo Torres Restrepo (sacerdote revolucionario de Colombia), se dinamiza su reencuentro con Latinoamérica porque su aporte en el campo político, sociológico, ético-ideológico y su consecuencia con lo que pensaba y decía, lo lleva a ocupar un digno lugar en las luchas que libra el continente por la soberanía y el socialismo.

Camilo Torres fue un referente en las luchas del continente; fuente de inspiración en las guerrillas argentinas, de los sacerdotes para el socialismo en Chile que apoyaban a Salvador Allende y de las luchas guerrilleras y populares que derrotaron al dictador Somoza en Nicaragua. Varios analistas han señalado que su rebeldía y compromiso final lo convirtieron en símbolo mundial de la insurgencia revolucionaria.

A los 45 años de su caída en combate, aquel 15 de febrero de 1966 en Patio Cemento, Chucury, departamento Santander de Colombia), la oligarquía y el imperio no han podido silenciar su voz, ni borrarlo de la memoria de nuestros pueblos.

La clase dominante trata de evitar que las luchas de los pueblos estén unidas al pensamiento y paradigma de Camilo porque sabe que éste tiene una fuerza moral y espiritual que al ser asimilada por las mayorías, la batalla por el socialismo y la independencia definitiva se potencia y fortalece. La tarea de los revolucionarios, de los dirigentes populares, de los intelectuales honestos, demócratas y cristianos es lograr que Latinoamérica busque el reencuentro con el pensamiento de Camilo. El camilismo tiene mucho que aportar a las nuevas batallas del continente, sobre todo ahora que la lucha ideológica juega un papel decisivo.

Hay que apostarle al reencuentro con Camilo, el sociólogo que buscaba la unidad para estudiar y conocer la realidad y transformarla en bien de la humanidad; con el científico que concebía la ciencia y su desarrollo en servicio del hombre y no del capital. Es necesario que Latinoamérica se reencuentre con Camilo el cristiano y sacerdote que se entregó a la revolución por amor al prójimo. Camilo enseñó que no es posible ser cristiano sin ser revolucionario.

Latinoamérica necesita reencontrarse con Camilo quien aportó al pensamiento latinoamericano, como pionero de la sociología urbana y la teología de la liberación; ésta última abrió el camino para que los cristianos -que son la mayoría de latinoamericanos- participen en la lucha por el socialismo y la soberanía, al tiempo que encuentran elementos comunes con los socialistas de otros vertientes de pensamiento. En ese encuentro múltiple, está uno de los grandes aportes de Camilo.

Hoy que el imperio y la oligarquía criolla utiliza todos los medios para dividirnos, para que los revolucionarios nos veamos diferentes unos a los otros y así combatirnos dispersos, es necesario tomar la convocatoria de unidad que lanzaba Camilo, la cual la referenció el cantautor venezolano Alí Primera: “porque no unirnos, si, por qué si ya se unieron el fusil y el evangelio en las manos de Camilo”.

Y más aún, Camilo es el fiel ejemplo del ser revolucionario: el hombre o mujer que nunca descansa, porque es el primero en los sacrificios y el último en los privilegios, como pregonaba el Che. Camilo renunció a su estatus social, a sus comodidades de clase para entregarse a la lucha armada para liberar al pueblo colombiano de las garras de la oligarquía y del imperio.

Los que le apostamos a la conformación del bloque popular y revolucionario debemos ratificar a Camilo el antiimperialista, el dirigente popular, el académico y guerrillero que cumplió con su consigna de luchar hasta la muerte por los intereses de las mayorías. El comandante guerrillero nos enseñó que el vanguardismo no es posible, debe ser superado para poder realizar el sueño de bienestar de los pobres y explotados. Frente a la división y dispersión del movimiento social Camilo Torres Restrepo crea el Frente Unido. Él estaba convencido que la clase popular, que son la masa consciente y organizada desde la base, podía construir la revolución socialista en una gran alianza obrera campesina, estudiantil y popular.

La caída en combate de Camilo, en las filas del Ejército de Liberación Nacional no constriñe su legado a la insurgencia, Camilo trasciende más allá, hace parte de los héroes y pensadores de Latinoamérica que lo consagraron todo por el futuro de las nuevas generaciones, que se desprendieron de sus privilegios y comodidades para sacrificarse por un mundo de justicia.

Camilo descendiente de la rancia burguesía santafereña (bogotana) colombiana, pudo renunciar a su condición y se hizo sacerdote para servir a los desposeídos; cuando se le cerraron las posibilidades de realizarlo por la vía o mecanismos permitidos por el Estado terrorista colombianos renuncia a su sacerdocio y se hace guerrillero para cumplir con el mandato de amor eficaz al prójimo.

Hoy está a la orden del día el reencuentro con Camilo, de las batallas populares de nuestro continente, continuar con las luchas iniciadas hace más de quinientos años.

Corriente Bolivariana Guevarista

Publicado por

, que tiene 8042 publicaciones.

One Comment on “Camilo Torres Restrepo y el legado Latinoamericano”

  • Juan escrito el 26 febrero, 2013, 21:49

    Gran hombre, ademas de luchador y entregado a sus principios y murió sin nunca aplastarlos.

Esta web contiene licencia Creative Commons. Se permite la reproducción de todos sus contenidos citando la fuente original.